Canciones cristianas gratis para dar consuelo y alegria a tu alma

Los bebés que se parecen a sus padres desde el nacimiento están mucho más inclinados a pasar un tiempo con su padre, y, posteriormente, a ser más saludables al cumplir su primer año de vida. "Los padres son importantes en la crianza de un niño, y se manifiesta en su bienestar", dijo Solomon Polachek, profesor de Economía de la Universidad de Binghantom, NY.

El análisis, publicado en el Journal of Health Economics, se centró en 715 hogares donde los bebés vivían solos con su madre. Las estadísticas en las dos primeras muestras de este análisis sugieren que los bebés que se parecían a su padre al nacer estaban en mejor estado de salud un año después, lo que indica que la semejanza padre-hijo induce a los padres a invertir más tiempo en una crianza positiva, porque estos padres gastaron una media de 2.5 días al mes con sus bebés que aquellos padres que no se parecen a su descendencia.

Esto no significa necesariamente que un padre cuyo hijo no es parecido a él, no lo aprecie ni lo cuide personalmente, pero las cifras sugieren que los padres que encuentran físicamente a sus hijos parecidos a ellos están más dispuestos a pasar más tiempo y a prestar más atención. Los expertos creen que esto se debe a que los padres que perciben la similitud del bebé con ellos están mucho más seguros de que el bebé es su hijo. Simplemente se establece una compasión más profunda, y el papá está más emocionado de cuidar a su bebé. Parece un poco frío, pero tiene que ver con nuestra genética y nuestra supervivencia como personas.

Según los investigadores, los resultados tienen consecuencias para la función de un padre en la mejora de la salud de los niños. "Descubrimos que los indicadores de bienestar de un niño aumentan cuando el pequeño se parece al papá. La principal explicación es que las visitas regulares de los padres (si no viven juntos) permite más tiempo para supervisar y cuidar, y también para recopilar información sobre la salud infantil y las demandas financieras ", afirmó Polachek.

Más: ¿Tu pareja ya no te besa? Estos son los motivos

MásAsesina a su esposa, ataca a sus hijas y luego se quita la vida

MásAutocontrol: Aprende a tener control de ti mismo

Más: Cómo perder peso mientras duermes 


Los investigadores indicaron que esta investigación apoya políticas para promover que los padres que no residen junto con la madre del bebé, participen en una crianza favorable, que sea regular para mejorar el bienestar de la primera infancia. Se entiende cuán significativo es el papel de un padre en la crianza de un niño desde los primeros meses de vida, por lo que los expertos sugieren que la sociedad acepte esta información como importante.


"Se pueden hacer mayores esfuerzos para alentar a los padres a involucrarse más con sus hijos. Esto podrá hacerse regularmente a través de clases de crianza, educación sobre la salud y capacitación laboral para mejorar las ganancias", explicó Polachek.

Se afirma que se requiere "un pueblo entero" para criar a un niño, pero los expertos que realizaron esta investigación creen que solo con una gran ayuda del padre es más que suficiente. El rol del padre en la crianza de los hijos es esencial. Y aunque en las primeras semanas de vida el padre siente que no tiene mucho qué hacer, ya que la madre es la persona que maneja prácticamente todo, lo particular es que su papel es tan crucial como precioso y valioso. El trabajo de la madre será proporcionarle ese espacio esencial para que el padre cree un vínculo poderoso con su bebé desde muy temprano.

Asimismo, las ventajas de ser criado por el papá es invaluable. Tanto la madre como el padre estampan su propia y diferente forma de criar en los niños. esta es la mejor combinación para el desarrollo psicológico. Habrá niños que no tienen un padre o que no tienen una mamá, pero, obviamente, hay un abuelo o una abuela dispuestos a cumplir con parte del puesto.

Las diversas funciones de mamá y papá crean diversos puntos de vista en el mundo de los niños, que es exactamente lo que los hace crecer y experimentar el mundo. Cada padre aporta distintas emociones y sensaciones al estilo de vida del infante, y esto enriquece considerablemente el desarrollo neuronal del bebé.

También basados en una investigación realizada por la Universidad de Concordia, en Canadá, los padres que participan activamente en la crianza de sus hijos los ayudarán a ser más brillantes y a tener un comportamiento mucho mejor. Obviamente, los niños criados exclusivamente por la madre no siempre están enfermos o les va mal, pero los profesionales sugieren y reafirman la importancia de ambos roles en la vida del niño.

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus