Beliefnet

Este futbolista se Tatuó 50 Nombres En Su Cuerpo. La Razón Es Triste ¡Descúbrelo!

Existen muchos trucos que las mujeres usan en la actualidad, para verse siempre hermosas. El primero y más antiguo, es el maquillaje. 


Puesto que estas capas de puntura, aplicadas de acuerdo a la fisionomía de la dama, suelen hacer milagros. Sin embargo, la belleza no se trata de cubrir imperfecciones o aparentar que todo es color de rosa con aditivos externos o productos dedicados a ello. Si una mujer no cuida su piel, cabello, cara o labios, no hay maquillaje poderoso que muestre el lado hermoso de ninguna fémina. Y jamás llegarán a verse naturales. 

Muchas personas opinan que las mujeres se ven mejor sin maquillaje, y para lograr ser bella sin los colores, bases, pintalabios o sombras, se deben seguir unos pasos que al seguirlos tal cual se debe, los resultados son casi eternos.

Ahora vamos con el rostro. Si tu cara es pecosa o te suelen salir manchas, o quizás eres de piel muy blanca y la poca exposición al sol te irrita, recurre al limón. Esta fruta ayuda a cuidar tu piel de una forma que ningún producto de belleza logra. Pero debes cortar una rodaja y aplicarla en tres ocasiones durante el día: Al levantare, en las tardes y al acostarte. El jugo de limón, también te ayuda a oxigenar la sangre. Eso hace que la piel del rostro se vea muy saludable sin maquillaje. Trata de no usar agua fría para limpiarte. Pero tampoco caliente para que no dejes los poros expuestos a bacterias.

La miel de abejas y la manzanilla, mezcladas, dan el resultado perfecto para devolverle el color a tu rostro. El sol, las lluvias, la sequedad del día y el frío del invierno, resecan la piel y la cara es la que siempre se ve expuesta. Para ello, prepara infusiones de manzanilla con miel para ayudarle a recobrar esa vida casi perdida.

La sábila es lo mejor para el cuidado de la piel y la sangre. Pero en esta ocasión, aplicarla directamente a la cara, logra mejores resultados. Corta la sábila y toma varios cubitos en un recipiente. Mézclalos con alcohol y agua hervida. Esto te lo aplicas con un algodón y dejas reposar por varios minutos, todas las noches. Como el alcohol y la sábila son potentes, solo hazlo dos veces a la semana, pero dejándolo sobre el rostro por más minutos. Limpia con agua tibia.

La leche es un buen producto para el cuidado de la piel de la cara, pero no tienes que beberla. Sino, aplicarla. Toma una taza y vierte leche fría en ella. Luego, mojas algodón con la leche y aplicas en esas bolsitas que se forman debajo de los ojos. Haz varias repeticiones, deja las compresas por varios minutos. Siempre cuando te vayas a acostarte. Esa zona de piel se relajará, las ojeras desaparecerán y el color regresará a su normalidad. Listo, una mujer saludable.

Ahora vamos con el cabello. La banana es el mejor fruto para conseguir tener un cabello con brillo, casi de seda. Pero si la aplicas al cabello, el resultado llegará muy rápido. Junta plátano con aceite de oliva. Licúa estas dos cosas, trata de que el aceite sea poco. La idea es que ayude a licuar mejor y utilizarlo para la reparación de cabello. También puedes agregar yogurt griego o sin sabor y liso. Tienes un baño de crema natural. Cuando lo apliques por todo el pelo, envuélvelo en un gorro de baño o una bola de plástico. Déjalo por media hora y lava bien para que no queden residuo que puedan ponerte el cabello graso. Cuando lo manejes ya seco, no querrás dejar de tocarlo.

Aunque parezca mentira, el exceso de agua daña el cabello. Pero si tienes un pelo rebelde, solo con mojar las palmas y pasarlo por encima, lograrás aplacar el famoso Frizz. En vez de usar productos que puedan engrasar las cerdas, el agua en pequeñas cantidades lo mantiene hidratado y controla la rebeldía.

El yogurt y el coco ayudan a cuidar el cabello. Las puntas siempre sufren los cambios climáticos, el cepillado constante, y también, por el enredo, de ser un cabello rebelde. Para desenredarlo sin romperlo, y conseguir unas puntas saludables, busca huevo, yogurt, aceite de almendras o de ricino, aguacate y un poco de coco. Mezcla licuando todo, exceptuando la clara del huevo. Luego lo aplicas por las puntas y el resto del cabello, tapas con una bolsa de plástico o sobrero de baño y listo. Baño de crema reparador de puntas.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus