Beliefnet

Inocencia robada: A los 7 años… me violó mi padrastro

CONOCE ESTAS 5 IMPACTANTES HISTORIAS


Las autoridades sanitarias advierten a los jóvenes asiduos al gimnasio sobre las nefastas consecuencias de inyectarse aceite comestible para aumentar la masa muscular o para uso cosmético.

Según el diario cubano Granma en su artículo "Los 'músculos' de la responsabilidad", las consecuencias de estas prácticas pueden ser muy peligrosas: infecciones, intervenciones quirúrgicas, e incluso, la muerte".

En Cuba, por ejemplo, la ausencia en el mercado de la costosa y peligrosa inyección llamada Synthol, un producto compuesto por ácidos graso, lidocaína y el alcohol benzoico, es empleada principalmente por los deportistas para darle brillo a la piel antes de las competencias de fisiculturismo. Sin embargo, algunos de estos jóvenes en su lugar utilizan sustancias igual de nefastas como aceite de soja, girasol, oliva o de maní. Pero la relación entre el Synthol y los aceites comestibles no está solo en su composición grasa, sino en su efecto: causan una inflamación que no debe confundirse con el aumento de la masa muscular", señaló el artículo. 

El diario además advirtió que una simple inyección puede ocasionar una mala reacción a la sustancia introducida, ocasionando incluso la muerte.

Muchos deportistas ponen en peligro sus vidas después de inyectarse aceite para aumentar sus bíceps; mientras otros arriesgan sus vidas por utilizar inyecciones de aceites para uso cosmético tratando de mejorar su aspecto. Obviando que no hay ninguna garantía al utilizar estas letales inyecciones.

Se han recibido informes de que las personas se inyectan vaselina, aceite de ricino, aceite mineral, fluidos de transmisión para automóviles, aceite de avión, selladores de silicona… en el rostro, caderas, muslos, pechos y nalgas.

Por otro lado, un gran número de personas que recibieron inyecciones por parte de los proveedores de servicios médicos sin licencia han sido hospitalizadas para recibir costosos tratamientos quirúrgicos y antibióticos para salvar sus vidas. No obstante, a pesar de todos los peligros que conllevan el inyectarse estos productos químicos en el cuerpo, se han recibido informes de que entre las mujeres latinas ha aumentado el número de tratamientos por parte de los proveedores de servicios médicos sin licencia.

A continuación le presentamos algunas historias de personas ingenuas que confiaron en gente sin escrúpulos, y quienes marcaron sus vidas para siempre. Algunas de ellas, ya no están entre nosotros. Nuestro fin no es más que el de alertar a los incautos para que no terminen sus días como las imágenes que verá a continuación.

ADVERTENCIA, IMÁGENES IMPACTANTES. CLIC AQUÍ PARA CONOCER SUS HISTORIAS

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus