Beliefnet

Hugo Hernández García fue un famoso estilista de la ciudad de Nuevo Laredo, México. 

Hugo hipotecó tanto su vida como su salud buscando un ideal de belleza. Comenzó a inyectarse colágeno y aceite de bebé en la cara desde hacía 17 años, pues buscaba verse mejor. 

A la edad de 52 años se hizo conocido en la localidad por las deformaciones que sufrió en su rostro a causa de los tratamientos estético que le ocasionaron la muerte, pues el material inyectado se transformó en una plastilina, como explica Hernández en el vídeo más abajo.

Hugo debía levantarse el párpado con un pedazo de cinta adhesiva para poder ver con su ojo izquierdo. También explica cómo inyectarse este tipo de sustancia se convirtió en una adicción que lo transformó en "una caricatura de mujer" y lo llevó a la muerte.

Este estilista lo perdió todo: negocio, salud, tranquilidad... Todo por seguir un sueño que se convirtió en una horrible pesadilla, ya que debía tomar 15 medicamentos; por lo que tenía que pedir limosnas. Y aunque la sustancia no le ocasionaba dolor, debía llevar un régimen alimenticio especial, tomar mucha agua y no podía consumir alcohol, y debía llevar una vida tranquila.

Hugo padeció depresión por culpa de su problema físico. Pero nunca quiso esconderse, aunque su apariencia era "algo traumático" como él mismo decía. Su "rostro grotesco" ocasionaba que ningún cliente acudiera a su salón de belleza, que tenía desde 1986.

Hugo deseaba transmitir un mensaje a todos aquellos que no se sienten bien con su apariencia, ya que él cometió un grave error. Aunque se puso en mano de cirujanos plásticos para tratar de revertir los daños, no fue posible. La bacteria comenzó a comer la piel de su pierna, por lo que el estilista tuvo que ser sometido a dos operaciones. Pero a pesar de los obstáculos, Hugo siempre mantuvo una actitud positiva. Lamentablemente perdió su batalla el 30 de enero de 2015. En paz descanse.



 




IR A LA PÁG 1,  2,  3.  4,  5,  6






¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus