Beliefnet

Dime Cómo Te Abraza Y Te Diré Cuánto Te Quiere

Muchas personas de distintas edades se comen las uñas. Existen muchos factores que relacionan a este tipo de hábito, pero los expertos aseguran que tiene que ver con el estrés o también puede ser como una costumbre- como la de chuparse el dedo- que se desarrolla desde que somos  niños. Las personas aseguran que esto es una costumbre que no pueden controlar, y que en su mayoría lo hacen inconscientemente. De cualquier manera, comerse las uñas no es nada sano, ya verás por qué lo digo.

Consecuencias 

El comerse las uñas puede traer varias consecuencias: 

Bacterias 

Las uñas tienen el ambiente perfecto para que se desarrollen las bacterias, o más bien, es el lugar favorito de ciertas bacterias como salmonella y la E.coli. Este tipo de bacterias pueden traspasarse a la boca cuando nos metemos los dedos  y mordemos nuestras uñas, dándole espacio para que entren a nuestro cuerpo. 

Infecciones en las uñas

Las personas que se comen sus uñas  tienen más posibilidades de sufrir paroniquia, es una infección  que se da en la  piel y puede afectar el área alrededor de las uñas. Al comerte  las uñas, muchos tipos de microorganismos y  bacterias penetran  por algún orificio; causando dolor,  enrojecimiento, irritación y  pus alrededor de la uña.

Verrugas

Las verrugas en los dedos son provocadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) y son muy comunes en los niños que se  comen las uñas. Estas se pueden trasmitir con facilidad a la boca y otras zonas del organismo, cuando los niños se comen las uñas. 

Problemas dentales

El  mal hábito de morderse las uñas puede provocar que los dientes se muevan de su posición, provocando malformaciones en ellos, además que los debilita y los desgasta con el tiempo. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus