Beliefnet

Científicos europeos han descubierto un antibiótico natural en el cuerpo humano llamado dermicidina, el cual se genera en la piel cuando transpiramos, y es una molécula muy eficiente para destruir bacterias que causan la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas. 

Si se aplica bien, esto podría contribuir a que los farmacéuticos desarrollen nuevos antibióticos que sean más eficaces y difíciles para que las bacterias puedan desarrollar resistencia a los mismos. De esta manera, los científicos han discernido la estructura atómica del antibiótico, lo que ha permitido localizar como actúa la dermicidina para lograr ser eficaz contrarrestando bacterias. 

A pesar de que existen aproximadamente 1700 antibióticos naturales, los expertos no comprendían a ciencia cierta cómo actuaban . Sin embargo, luego de un estudio que se llevó a cabo por investigadores de la Universidad de Edimburgo, se descubrió que el sudor es excelente para extender sobre la piel compuestos antibióticos eficientes, los cuales nos protegen de bacterias y hongos. De esta manera, si la piel se lesiona por una herida o picadura, estas moléculas actuarán rápidamente para evitar la infección bacteriana o de hongos. 

Estas sustancias conocidas como péptidos antimicrobianos (AMP) son más eficaces que los antibióticos ya desarrollados porque las bacterias no desarrollan resistencia rápidamente contra su acción, como en los antibióticos comunes. Y es porque dichos agentes atacan la membrana celular de la bacteria, conocida como el “talón de Aquiles” de las infecciones bacterianas. Por esta razón, las AMP generan un gran potencial para crear nuevos antibióticos más eficaces y que generen poca resistencia.

 

 Te puede interesar:

10 Cosas muy sucias que tocas a diario

Bacteria puede ser el "Rey Midas"

Cómo prevenir una embolia

Dinero y salud

Las enfermedades venéreas más comunes en adultos casados

¡CHANGA SU MADRE!


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus