Beliefnet

Dile Adiós A Los Puntos Negros. No Te Puedes Perder Este ¡Sencillísimo Tratamiento Casero!

A los 18 años se convirtió en la mujer más bella del planeta, al ser coronada Miss Mundo (1988), pero nadie sabía que tras esa gran sonrisa y lágrimas de felicidad, se escondía un reciente pasado de tristeza y abuso.

Es que seis semanas antes de la coronación, Linor Abargil había sido violada. Pero en ese momento, electa reina de belleza, comenzaba su carrera como fuerte luchadora contra el abuso sexual, en defensa de miles de mujeres que sufren en silencio este flagelo.


Linor Abargil, no se quedó callada. A diferencia de la mayoría de  las mujeres abusadas sexualmente, ella presentó cargos, habló del tema en público y fue centro de un juicio tras el cual el atacante fue sentenciado a 16 años de prisión. Este caso fue un punto detonante y beneficioso para muchas mujeres, que a partir de eso se animaron a revelar su situación y denunciar a sus abusadores. Esta reina de belleza se convirtió así en una especie de símbolo nacional que ayudó a disminuir la violencia de género en el país.

Ahora tiene 34 años y es madre de tres hijos, pero no ha cesado su lucha. Al contrario, lleva adelante una gira internacional con presentaciones y ha sido protagonista de un documental: “Brave Miss World” (Valiente Miss Mundo), en el cual relata sus vivencias y entrevista a decenas de víctimas de abuso sexual.

“Si te sucede algo muy malo o muy difícil, la única cura es hablar, sacarlo de tu sistema, porque si no lo haces se convierte en un tumor, se hace más y más grande hasta que te mata”, dijo la ex reina de belleza en una entrevista televisiva. “Siento que tengo el privilegio de ayudar a otras mujeres a abrirse”, añadió

En “Brave Miss World”, la directora Cecilia Peck muestra la forma en que Abargil pasó de ser una adolescente víctima de violación a convertirse en una abogada extrovertida y activista. También se refiere a su papel como madre y esposa, con una fe judía renovada.

“Linor tiene algo que le da credibilidad ante las víctimas de violación. Ellas saben que les creerán y ayuda a quitarles el peso de la vergüenza”, destacó Peck.


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus