La actriz Kate del Castillo dice que no cree ni en la Biblia ni en el matrimonio (página 2)

CONTINUACIÓN

LEER LA PRIMERA PARTE DE LA HISTORIA DE YESENIA, CLIC AQUÍ


Yesenia, aparentemente lo tenía todo: una hermosa familia, un esposo maravilloso, buena salud, situación económica estable… Sin embargo, Yesenia nunca pensó que – a estás altura de su vida- regresaría, después de tantos años, un amante del pasado.


Por culpa de mi esposo... ahora tengo un amante - Mi esposa es una coqueta -  Cinco minutos por tu hijo


Como pude, disimule mis sensaciones.

― ¡Te estás poniendo roja de la cara amiga! – me dijo Felicia, la organizadora de la reunión.

― ¡Cállate! –  le conteste. ¿Cómo es posible que hayas invitado a Julio? Y para empezar, ¿dónde lo encontraste?

― ¡Ah, Yesenia!, él me encontró en el face. Y me hice contacto con él, y así, nos mantuvimos platicando. Pero te juro, Yesenia, que desde el principio presentí que el quería saber de ti. Le di tu perfil, pero me dijo que no se atrevía a contactarte. Así que le dije de esta reunión, y pues, me pidió que lo invitara.

― ¡Ay, amiguita!, no sé qué decirte…me siento muy mal…

― ¡Pero anímate, Yesi!, al cabo que ya estás casada, y pues, lo de él fue hace tantos años. Mira como se ve de “ruquito”…

― ¿Viejo? Se ve rete guapo el condenado, y esos kilitos en la pancita lo hacen verse muy bien, y no tan flaco como antes…

Julio empezó  a saludar a las amigas desde el extremo opuesto adonde yo estaba. Vino y me saludó a mí, y el desgraciado me saludó como si yo hubiera sido “la señora de la limpieza”. No mostró ni mucho gusto, ni mucha felicidad; como si nunca hubiera pasado nada. Eso me hizo sentir tan mal, que le empecé a meter a las copitas…

Pasaron una, dos, tres horas y solo teníamos el salón rentado por cuatro horas. Una de las amigas puso algo de música y  Julio, poco a poco, se fue acercando adonde yo estaba. Me puse tan nerviosa, me quería morir.

A él lo deje de ver hace 18 años, más o menos. Yo lo amaba con locura. Había sido mi primer hombre y la experiencia que viví con él fue algo que aún no puedo explicar. Pero como él era vendedor, y a veces le cambiaban la ruta, sus jefes decidieron cambiarlo al sur de México. Y Tal vez, esto sea lo peor de mi historia...

Yo me quería ir con él. No me importaba nada, ni mis padres, ni mis hermanos, nada. Pero extrañamente, a pesar de que él decía que me amaba tanto, él no se mostraba muy contento de mi empeño por dejarlo todo e irme con él. Todo lo contrario, se molestaba y me decía que TENÍA que quedarme yo en esta ciudad, y que él vendría a verme cada tres meses.

― ¿Estás loco? – Le grité. ¿Qué no sabes que me muero si un solo día no te tengo conmigo? ¿Cada tres meses? ¡Estás loco!

― ¿Estás loco? – Le grité. ¿Qué no sabes que me muero si un solo día no te tengo conmigo? ¿Cada tres meses? ¡Estás loco!

― Yesi, mira… es que… - su rostro se tornó serio, se quedó callado…

El día que él se iba a ir, supuestamente había llenado su auto con algunas de sus cosas, y partiría  como a eso de las cuatro de la tarde. Ya nos habíamos despedido la noche anterior y él no quería que fuera a despedirlo a su departamento. Pero aun así, fui al lugar como a las diez de la mañana; pero me di cuenta que ya estaba vacío…<< ¡qué raro!>>, pensé. 



LEER LA PRIMERA PARTE DE LA HISTORIA DE YESENIA, CLIC AQUÍ


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus