Beliefnet

Las reflexiones cristianas para jóvenes son buenas. Dice un viejo refrán: “El tonto no aprende de sus errores. El inteligente aprende de sus errores, pero el sabio, aprende de los errores de los demás”.

La siguiente historia -más que una reflexión cristiana para jóvenes- es una experiencia de vida. Habla del poder que tiene la oración de una madre. Si tienes amigos en problemas o si conoces madres jóvenes que no tienen mucha experiencia: esta historia es para ti. ¡Compártela! 


5 MINUTOS POR TU HIJO

 



TE PUEDE INTERESAR:

-Reflexiones cristianas: El amor de un hermano

-Reflexiones cristianas: El campesino y sus zapatos viejos

-Reflexiones cristianas: El indígena repugnante

-Reflexiones cristianas: El mejor amigo

-Reflexiones cristianas: El rabioso de los clavitos

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus