Beliefnet

Tenemos un par de amigos mutuos ¡Quién iba a decirlo! Yo, un humilde millonario que se dedica a predicar el evangelio en el Internet y redes sociales, tendría a tan solo un amigo de distancia, a nada más ni nada menos que a Jorge Mario Bergoglio, ahora conocido como el papa Francisco.

Le pregunte a uno de ellos, ¿Por qué le dicen al papa Francisco, “El Papa Evangélico"?:

― No le dicen el Papa Evangélico, le decíamos "El Arzobispo o El Obispo Evangélico".

― Está bien, pero ¿por qué?

― Pues… bueno, al papa Francisco lo ves con sotana, pero ya que convives un poco con él, lo podrás percibir: habla como evangélico,  actúa como evangélico, canta como evangélico, pasaba su tiempo entre evangélicos (seguido invitaba a evangélicos (a predicadores) a muchas reuniones que el organizaba), ora como evangélico, cita la Biblia como evangélico… En fin, siempre creímos que tal vez, bueno, no tal vez, más bien creíamos y creemos que es un hombre que en algún momento tuvo una experiencia con Cristo real, como claman tenerla la mayoría de los evangélicos de antaño.

―Espera, Fernando, ¿evangélicos de antaño?, estuvo muy buena esa, porque agregas lo de "antaño".

―Tú sabes, pues…  no muchos años atrás era muy real entre los evangélicos esa experiencia viva, real, emocionante, palpable, que tenía una persona cuando verdaderamente llegaba a conocer a Cristo. Fue en aquellos días que se formaron los Marcos Witts; Los Jesús Adrianes Romero, los siervos verdaderos; Los Victor Richards y muchos más. No solo ellos, sino muchos hombres y mujeres, como los Bonilla, Manuel y sus Hermanas, Los Moreno (Ezequiel y su esposa, padres de Annette). Personas que realmente dieron su vida y sufrieron persecuciones y hasta hambres por causa del evangelio. Pero ahora,  solo se trata de ver quien asiste a la iglesia más grande o quien escucha al pastor más popular, o quien critica mejor a las demás iglesias. Los pastores de hoy, algunos, no se ganaron el pastorado o el liderazgo, más bien con sudor y sangre. No, ahora son los hijos de los pastores que heredaron poder y fortuna y se preocupan solo por mirarse mejor y más exitosos en las redes sociales, o a ver quién sale con la tontería más popular del día. Eso quise decir: una persona con una experiencia real con Cristo, huele a sudor, a lágrimas, a sangre, a llanto, a duelo, a esfuerzo, a sacrificio y no le importa andar vendiendo libros ni CDs, ni cobrando para que los crédulos lo escuchen predicar, algo que es gratuito.

― Fernando, te estas contradiciendo a ti mismo. Algunos de los que mencionaste venden CDs y Libros.

― Sí, Hermes, ya sé a quién te refieres. Pero, ¿no te acuerdas cuando Jesús Adrián Romero cantaba horrible y  sus composiciones eran pésimas?

― ¡Ja ja ja!... me acuerdo, me acuerdo. Una vez le compré un cassette, y lo tire después de la segunda canción. Pero ahora, ¡míralo!... canta excelente...

― Bueno, Jesús Adrián es de aquellos que sufrieron por el evangelio, y el éxito que Dios le ha dado, bien merecido lo tiene. Y Marcos Witt también. ¿Te acuerdas de él, cuando traía bigotito?

―Sí, me acuerdo... pero, él siempre ha tenido buena música.

― Sí, hermano, pero acuérdate de su familia, cómo sufrieron por el evangelio la muerte de su padre.

― Ok, pero volviendo a lo del papa Francisco, entonces tú dices que él es un cristiano bíblico, como lo deberíamos de ser todos.

― Pues te pudiera contar otras cosas que apoyan mis argumentos, pero eres capaz de publicarlo...

― No, no lo haré. Solo publicaré lo que sea mencionable, mientras no lastime a nadie...

(DOS HORAS DESPUES)

― Fernando, ¡eso está tremendo!

―No cabe duda de que estamos en los últimos tiempos. El caso de Jorge  Mario (El papa Francisco), se asemeja mucho al de José el soñador, el de la Biblia. Mira que por alguna razón Dios ha puesto a nuestro propio hermano en esos lugares.

- Pues algunos lectores de esta página no estarán de acuerdo.

- Pues están en su derecho. Pero cuando juzguen a otros, que no lo  hagan basados en el odio que les han infundado en algunas iglesias. La Biblia dice que somos asesinos cuando insultamos, calumniamos o hablamos mal de un hermano en Cristo.
Pues, ahora recuerdo que cuando recién lo eligieron, al Papa Francisco, mi casi amigo Luis Palau (digo casi, porque tenemos mutuos amigos y un miembro de su equipo, está también en el mismo  comité que un servidor en una organización), pero el Sr. Palau con mucho gusto publicó este video en Youtube. Después de muchas críticas, lo borraron; pero ya muchos lo habían bajado y copiado a sus canales.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus