Beliefnet

¡Impactante! Ángel Guardián Es Grabado Por Cámara De Seguridad En Un Hospital

Nopalucan, Puebla.- Erasto Pliego de Jesús, sacerdote de la comunidad de Cuyoaco fue encontrado sin vida. Pliego de Jesús había sido reportado como desaparecido desde el viernes pasado. Sus restos fueron encontrados en la tarde del lunes en la ciudad de Nopalucan. Los primeros informes indican que el cadáver estaba calcinado.

Fue una llamada anónima, la que alertó a la policía local. El informante anónimo les habló sobre un cuerpo sin vida en el camino que conduce de San Juan Bautista a El Silbato, en la comunidad de Juan de la Granja.

Al llegar al lugar, la policía confirmó el hallazgo e inmediatamente solicitó la presencia del Ministerio Público y Procuraduría General de Justicia del Estado, Juntos se hicieron cargo del levantamiento del cadáver, que presentaba quemaduras de tercer y cuarto grado en el 40% del cuerpo.

El| cuerpo fue trasladado a la morgue en calidad de desconocido. No obstante, ayer la mañana los familiares del sacerdote acudieron a la Fiscalía e identificaron el cuerpo de Erasto Pliego de Jesús oficialmente. Sin embargo, el cuerpo presentaba lesiones en cráneo y diversas quemaduras, por lo que se precisó que se realizara pruebas de genética para lograr su plena identificación.

Desde el pasado sábado las autoridades municipales y los habitantes de este municipio habían organizado brigadas de búsqueda en las comunidades circundantes en la región, después de que se reportara la desaparición de un sacerdote.

Fueron los miembros del Comité Parroquial que informaron sobre la desaparición del sacerdote y señalaron que fue el pasado jueves cuando sostuvieron una reunión con él para la organización de las posadas de diciembre, cuando llegaron dos hombres a buscar al sacerdote, quien los dejó pasar a su casa y agregaron que se trató de varios ex-seminaristas, de modo que los miembros no se alarmaron por la presencia de estos extraños.

Fue al día siguiente (viernes 13 de noviembre) que notaron la ausencia del párroco, luego de que ya habían pasado tres horarios de misas y ninguna se llevó a cabo, por lo tanto, llegaron a la vivienda del sacerdote y encontraron todo en completo desorden: los cajones de los tres dormitorios de la casa fueron saqueados; el sillón en la sala principal estaba tirado boca abajo; el brazo de otro de los sillones y la alfombra tenían unas gotas de sangre y la cama estaba desarreglada... CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus