Beliefnet
San Luis Río Colorado, Sonora (México).-Héctor García Urías guardaba en secreto su fantasía de tener relaciones con una mujer treinta años menor. Pensó que podía hacerlo en privado, que nadie se enteraría; pero al final, sus bajos instintos se hicieron del dominio público.

García Urías era el querido y respetado pastor de una iglesia evangélica en Mendota, California. Al momento de su asesinato, García Urías se encontraba junto a su familia en un viaje de misión evangélica en San Luis Río Colorado, Sonora. Lugar donde cayó en la trampa que sus asesinos le tendieron, pues tan pronto tuvo la oportunidad contactó a la joven de 24 años, Jéssica Sánchez Medina por Facebook, quien le aseguró que le haría el amor "rico", según confesara su asesina más tarde en declaraciones que los tres presuntos responsables del crimen contaran a las autoridades ministeriales.

El pastor continuó en contacto con Jéssica, por lo que los delincuentes estaban conscientes de que tenían ante ellos un 'negocio rentable'. Así que planearon robarle y secuestrarle, pues suponiendo que García Urías, un residente de los Estados Unidos con carro último modelo, debía estar "forrado en billetes".

Por su parte, el pastor evangélico, deseoso de demostrar sus años de experiencia, García Urías de 55 años, seducido por las palabras de la veinteañera, quien a su vez recibía instrucciones precisas de su esposo, Samuel Alberto Gómez Zazueta, alias "El Samy", quien a sus 19 años de edad, ya es un astuto delincuente.

El maquiavélico plan trazado por "El Samy" funcionó a la perfección, porque el pastor enloqueció ante las promesas lascivas y la juventud de Jéssica, lo que lo llevó a mentirle a su familia para salir en complicidad con la noche a lavar su vehículo, excusa que utilizó para ir corriendo a la vivienda de su nueva aventura, en espera del encuentro prometido.

Sin omitir ni un solo detalle, El Samy le contó a las autoridades que vio la necesidad de incluir a una tercera persona en su plan, por lo que invitó a su amigo y compañero de delitos, Salvador Ruiz Candela, de 21 años, alias "El Chino", pues creyó necesaria su intervención para llevar a cabo el "negocio" con el pastor.

Como si estuvieran contando una novela policiaca, El Samy, sin destello alguno de remordimiento de conciencia, dijo que tanto él como Ruiz Candela golpearon con un bate de béisbol al religioso y luego él mismo le asestó tres cuchilladas fatales en la cabeza de García Urías.

Los tres delincuentes revisaron -sin mostrar un ápice de piedad- al pastor evangélico, quien solo contaba con 200 dólares en su bolsillo, con los que pretendía pagar "el servicio".

Viendo que la cantidad que poseía García Urías era "ridícula", buscaron sus datos personales en sus credenciales y contactaron a su familia. Los criminales les dijeron a los familiares que lo tenían secuestrado y demandaban la suma de 10.000 dólares como rescate… CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE…

LA FAMILIA NO SABÍA QUE YA EL PASTOR ESTABA MUERTO Y…


OTROS ESTÁN LEYENDO:


VOLVER AL INICIO DE ESTA HISTORIA, CLIC AQUÍ

Continuación...


La extraña muerte de Joel


El 6 de marzo de 2015, se suicidó Joel. Tenía 19 años. Se quitó la vida en la madrugada, en casa de sus abuelos en la colonia Chulavista.

Sanjuana, madre de Joel, quedó embarazada muy joven, pero el padre de Joel lo negó y huyó.

Joel se crió con sus abuelos, y como Sanjuana era muy joven, la veía como a una hermana mayor. 

A este joven no le interesaron los estudios, más bien mostró un fuerte interés por la música rap. Así que dejó la escuela el primer año de secundaria. 

Cuando Joel tenía 10 años, conoció a su papá, quien lo procuraba de vez en cuando. A la edad de 13 años, su papá se suicidó... lo hallaron colgado. Luego el hermano de su padre, su tío, también se suicidó. Más tarde un primo siguió los fatales pasos.

Sanjuana no sabe si estos acontecimientos influyeron en la fatídica decisión de su hijo, pero cuenta que a raíz de aquellas muertes, el muchacho amenazaba con que se iba a matar.

"Yo le escondía los lazos por el miedo. Semanas antes, yo tenía mucho miedo; hasta me daba miedo ir al patio, a los tendederos de ropa. Yo presentía eso de tanto que me amenazaba, que me chantajeaba. Ahora me pregunta la gente que por qué no lloro, les respondo que él me fue preparando", dice Sanjuana.


La noche que Joel se quitó la vida estaba muy alegre, por lo que su madre no vio necesario esconder los lazos. El muchacho se encerró en la habitación en casa de sus abuelos, y subió a todo volumen su música favorita, el rap. La abuela escuchó abrir y cerrarse una puerta. Segundos más tarde escuchó lo mismo: alguien abrió y cerró una puerta, como si una persona hubiese abandonado el dormitorio; por lo que se acercó a la habitación y gritó: "¡bájale!"... pero nadie respondió. Entonces entró y vio a Joel colgando de una viga. Pero la posición de su cuerpo era extraña, pues se encontraba medio hincado, como si estuviera escribiendo. Parecía que alguien lo había empujado.

En la habitación se encontró un bote vacío de cerveza y otro lleno. Sanjuana no entiende cómo su hijo se pudo ahorcar a tan poca altura, pues lo normal es que apoyara sus pies en el suelo tan pronto sintiera que el lazo lo apretaba. Los vecinos se preguntan lo mismo, y piensan que alguien los "ayuda" a morir.
 

"La forma en que uno los encuentra no es normal, algunos se matan casi parados", dijo un vecino de Sanjuana.


La supuesta ayuda de quien habla la gente proviene de un poder maligno, algo relacionado con brujas y demonios. En Laguna del Rey se dice que en la sierra hay una cueva donde están las fotografías de las personas que se quitarán la vida.

Se dice que seres - hombres o mujeres- fueron vistos antes de los suicidios. Incluso el día que se suicidó Joel, vieron al demonio entrar a su habitación.

Por otro lado, personas aseguran que serán 16 los ahorcados y que con ese número se formará una cruz; y la última muerte será la de una mujer.

VOLVER AL INICIO DE ESTA HISTORIA, CLIC AQUÍ


OTROS ESTÁN LEYENDO:

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus