Beliefnet

Los Doctores Le Dijeron Que Debía Dejar Morir A Uno De Sus Trillizos, Pero Mira Lo Que Ella Respondió


Una plaga de sapos con malformaciones se propaga en el noreste de Australia, y ha sido favorecida por las continuas inundaciones que crean el ambiente propicio para la reproducción de los batracios. 

En Gladstone, ciudad industrial localizada a 550 kilómetros al norte de Brisbane, Queensland, la cantidad de sapos se han multiplicado en los valles inundados, debido al desbordamiento del río Boyne. 

En apenas una hora los voluntarios ambientalistas reconocieron y catalogaron aproximadamente 500 ejemplares del sapo de caña (Rhinella marina), y muchos presentaban malformaciones congénitas. 

Scott Wilson, ecotoxicólogo de la Universidad Central de Queensland, denotó que las malformaciones la sufren generalmente sólo el 1 por ciento de la especie, pero que en Gladstone la tasa se ha disparado entre el 6, 8, y hasta el 20 por ciento en algunas zonas. 

“La mayoría de las malformaciones que hemos visto son en las extremidades y ojos, donde tienen de más, o les faltan; y algunos inclusive tienen malformaciones en sus vértebras y esqueleto", agregó. 

Científicos buscan la causa para explicar el alto índice de mutaciones en la ciudad, la cual tiene una planta eléctrica de carbón, dos refinerías de aluminio y una fuerte industria de gas natural licuado. “Estamos investigando para determinar las causas, ya que puede ser químicos en el agua, otros contaminantes, parásitos o hasta cambios en la salinidad en el agua.” 

Esta especie de sapo, el "Rhinella marina", se trajo a Australia en 1935, para combatir una plaga de escarabajos en los cultivo de caña en Queensland y se multiplicó descontroladamente por casi todo el país, ya que el veneno que emana de su piel mata a todos los depredadores locales. 

Según estudios, la población del sapo neotropical gigante, como también se le denomina, se incluyó en la lista de las 100 especies exóticas más dañinas del mundo, ya que crece rápidamente y su hembra puede llegar a poner 30 mil huevos de un solo. 

Biólogos de la Universidad de Sidney descubrieron en 2011, que la especie presentaba cambios físicos significativos, como alargamiento de patas, lo que le facilita recorrer mayores distancias en menos tiempo. 

Tanta es lo tóxico de  su piel, que en algunas zonas de Australia muere el 95 por ciento de los animales que tratan de devorarles, tales como cocodrilos, iguanas y gatos nativos.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus