Beliefnet

Secreto japonés para quitar las manchas de la cara en solo 7 días

Caroline Dries y su amiga estaban una mañana en un apartamento que compartían en una calle muy cercana ubicada de frente al World Trade Center, en Nueva York, cuando inesperadamente esa apacible mañana se convirtió en caos y desesperación. Sin querer, las amigas fueron testigos del mayor ataque terrorista jamás vivido en la historia de los Estados Unidos.

Al principio no sabían exactamente qué pasaba. Pero tras la primera explosión y el temblor que sacudió su apartamento del piso 32 y todo su edificio, decidieron sacar una cámara de vídeo para tomar las evidencias de lo que sus ojos observaban. Pensaron que la torre norte del World Trade Center había explotado, pero cuando divisaron el segundo impacto, inmediatamente entraron en pavor y supieron que se trataba de terrorismo a la vuelta de la esquina.

Ya se habían escuchado que terroristas amenazaban la integridad de los habitantes, pero jamás pensaron la magnitud de sus planes.
Da escalofríos volver a recordar aquél fatídico día, cuando lo que pensaban estas mujeres que eran papeles y sillas volando alrededor de las Torres Gemelas, eran personas que desesperadas se lanzaban al vacío.

Luego de aquello, las chicas junto a todos los que se encontraban en la edificación, se apresuraron a abandonar el edificio para alejarse de lo que ocurría. Aun así, no dejaron de grabar.
Las imágenes en este vídeo se han vuelto viral porque no había salido a la luz, hasta ahora. Las redes sociales de la época no tenían el mismo auge que tienen en estos momentos. Por eso Caroline y aquella amiga que la acompañaba, compartieron la información que tenían guardada; sabiendo que era algo que Estados Unidos, ellas, y miles de personas, no podrán olvidar jamás.
Palabras de estupor, reclamación y desconcierto son las que se escuchan en la grabación.

Nueva York esa mañana del año 2001 estaba llena de paramédicos, oficiales, personas corriendo en la calle. Todo aunado al miedo de los familiares de las personas que estaban en peligro, y de los que lamentablemente, fallecieron en las torres atacadas. Tal cual una película de terror, la ciudad se paralizó y entró en alerta roja para ayudar en lo que más pudieran a las víctimas y heridos del ataque.
El video es muestra fehaciente de cómo las personas, habitantes o no de la ciudad de los rascacielos, vivieron ese día. Caroline no fue la única en capturar con su cámara el mayor desastre de la sucursal del cielo, pues se tienen registros de que programas de televisión se encontraban a tan solo unas calles haciendo reporte diario, cuando los aviones impactaron contra las torres. La noticia que estos medios intentaban divulgar, cambió su rumbo concentrados todos en lo sucedido.

Hoy en día las víctimas recuerdan aquél día siniestro. El problema bélico entre Estados Unidos y el mundo islámico persiste, y tratados internacionales están siendo discutidos. A pesar de que aquel atentado fue condenado por las autoridades, miles de ciudadanos esperan que la paz reine en los pueblos conflictivos y que jamás sucedan ataques como este.
Películas y documentales se encargaron de darles vida a los personajes reales de la misión terrorista. Pero la sensación de haberlo vivido en carne propia, podrá jamás emularse. La vida de Caroline Dries y de muchos cambió ese día que será inolvidable.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus