Disfrútame mami, disfruta mi niñez.

Crezco rápido, más rápido de lo que crees. Tú no te das cuenta.

No siempre me levantaré por las noches llorando porque quiero estar a tu lado,

o simplemente para que tu o papá me den un abrazo, un abrazo de esos que se llevan mis miedos.

A veces, cuando paseamos juntos, mis pies pequeñitos se cansan de andar y pido que me cargues, sé que tú también estás cansada… pero disfruta de tenerme así, pronto creceré y ya no necesitaré tus brazos.

Otras veces me quedaré dormido en el trayecto del coche y me apoyaré en tu hombro dormido mientras me llevas a casa. Es uno de los momentos en que me siento muy conectado contigo, durmiendo en tus brazos.

Pronto creceré mamá, y ya no tendrás que ver ni limpiar mi cara sucia de helado o chocolate, esa que te hace tanta, tanta gracia.

Algunas veces lloro y me enfado porque no me dan lo que quiero, tenme paciencia, estoy aprendiendo a tener mi propio carácter, guíame, acompáñame, pero no me grites ni me pegues por ello. Recuerda que a veces, tus besos mágicos lo arreglan todo.

No me quedaré pequeño siempre mamá, pero te aseguro, que cuando crezca, te seguiré queriendo.


Fuente: Niños de ahora

Photo: Depositphotos.com


Te puede interesar:

-          Abre tus brazos a la vida                             -   Cobijado por mi amor

-          Mujer levántate                                            -   ¿A quién más iremos?

-          Un abrazo de amor y consuelo                    -   Ciego y sin poder caminar

-          Celebremos a Cristo como niños                 -   El espejo de Dios

  


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus