Beliefnet

Padre propina golpiza a su hijo detenido en comisaría

Envolver al recién nacido es una práctica ancestral, la cual es muy poco conocida en nuestra sociedad occidental, pero en los últimos años se ha vuelto a utilizar.
 

¿Por qué se envuelven a los bebés al nacer? ¿Tiene esta práctica alguna contraindicación?

Cuando el bebé nace no tiene aún desarrollado su cerebro por completo. Esto se debe a la limitación de espacio del canal pélvico, que según los antropólogos, nos otorga la evolución. Entonces, según estudios, el desarrollo de un recién nacido debe continuar en el exterior. Tal es el caso de los canguros, pues nacen muy diminutos y continúan su crecimiento en la bolsa marsupial de su madre. Entonces, según los antropólogos, algo similar pasa con el ser humano.

Sin embargo, de ser así, ya las mujeres hubiésemos evolucionado y tendríamos una bolsa adicional pegada al abdomen, ¿no crees?

Por otro parte, distintas matronas están trabajando para dar a conocer a las personas lo peligroso que es envolver a los bebés recién nacidos en mantas de lana polar.

Adam es coordinadora en el área de maternidad del Hospital de Wanganui en Nueva Zelanda, y aseguró que las mantas elaboradas a base de plástico es un material que no permite la circulación efectiva del aire. Esto puede hacer que los bebés se sobrecalienten o suden en exceso, pero sentirán demasiado frío debido a que el sudor no se evaporaría y podría contribuir a la muerte inesperada del bebé.

"En la unidad de maternidad, no se admite el uso de mantas de polar y las parteras las tienen prohibidas", dijo Adam.

La enfermera Lucy Pettit informó que la sala de maternidad contiene muchas cajas con mantas a base de lana donadas por distintos voluntarios, que se utilizan sin ningún problema ya que la tela si "respira". "No creo que el público en general se dé cuenta exactamente de qué están hechas las mantas de polar y cómo eso puede hacer que su bebé se sobrecaliente", aseguró la enfermera Pettit.

Los bebes que son envueltos en estas mantas polar no circula el aire alrededor de su cuerpo. Aunque las mantas no contribuyen a la muerte del bebé, contribuyen al sobrecalentamiento de su cuerpo y es eso el que puede ocasionar la muerte súbita del infante.

Adam ha realizado su demostración con unas bolsas de supermercado cosidas y demostró que el resultado es muy similar a de las mantas polares. Podrías echarle agua una manta polar y te darás cuenta como el agua no se filtra, esto se debe a que el material no es transpirable.

Aunque esta información no ha sido comprobada del todo, existe la prueba donde se muestra que estas mantas no son traspirables y que les sube la temperatura a los bebés. Siempre es mejor prevenir que lamentar, por eso es mejor que no abrigues a tu hijo con este tipo de mantas.

Ventajas de envolver al bebé en una manta:

Cuando el bebé nace se siente desorientado porque pasa nueve meses en el útero materno y al nacer, todo su mundo cambia. Al ser abrigados pasan a sentirse seguros en su nuevo ambiente.

Es de ahí que surge la idea de envolver al recién nacido con una manta suave para que este se sienta caliente y seguro. Es como si se le recordase la agradable sensación que sentía al estar dentro del vientre materno. Además, durante los primeros días el bebé aún no puede regular su temperatura corporal, por lo que la manta cálida y suavecita le garantiza mantener una temperatura adecuada para él o ella.

Otra ventaja es que al estar calientitos con la manta, les aliviará los cólicos.

Aunque no lo crea, la manta le proporciona protección y lo calma cuando está demasiado intranquilo. También previene que se asuste de sus propios reflejos que el bebé hace involuntariamente.

Estas son algunas razones de por qué los hospitales durante los primeros 3 o 5 días que, por lo general, dura el bebé ingresado.

Sin embargo, un nuevo estudio develó que envolver a los bebés para dormir podría favorecer el síndrome de Muerte Súbita del lactante (SMSL). Esto podría ocurrir durante los primeros tres meses de vida.

Otro estudio interesante realizado en Bolivia refleja que nueve de cada mil recién nacidos sufren displasia de cadera, según el estudio sucede con la tradición de envolver y llevar a los bebés en la espalda. Pero no solo es la costumbre de envolverlos en manta, está la otra costumbre de envolverlos en mantas con una faja o chumpi, con lo que aprietan las piernitas el bebé hasta dejarlos inmóviles para luego cargarlos en la espalda con un aguayo.




¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus