Beliefnet

Luego De Leer Esto No Querrás Comerte Más Tu Uñas. ¡Increíble!

CONTINUACIÓN

LEER HISTORIA DESDE EL INICIO, CLIC AQUÍ


Carta del reverendo Moore:

 

Nací en Grand Saline, Texas hace casi 80 años. Mientras crecía, escuché los insultos racistas de siempre, pero no significaban mucho para mí. No recuerdo siquiera reunirme con una persona afro-americana, hasta que empecé a conducir un autobús en Tyler Junior College e hice amistad con el mecánico que cuidaba de los vehículos: le tomé el pelo por el color de su piel y se enojó mucho conmigo; esa fue la manera en que aprendí sobre el dolor de la discriminación. 

Durante mi segundo año como estudiante de la universidad, yo estaba sirviendo en una pequeña iglesia cercana  a Tyler, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos declaró ilegal la discriminación racial en las escuelas en 1954; cuando dejé que se supiera que yo estaba de acuerdo con el fallo de la Corte, fui maldecido y rechazado. Cuando la noticia de que regresó la Primera Iglesia Metodista en Grand Saline (la cual me había recomendado con alegría para ministerio - el primero de la congregación), fui condenado y llamado comunista; durante los 60 años transcurridos desde entonces, nunca he sido ni una sola vez invitado a participar en cualquier actividad de First Methodist (excepto los funerales de la familia), y mucho menos hablar desde su púlpito. 

Cuando tenía unos 10 años de edad, algunos amigos y yo estábamos caminando por el camino hacia el arroyo para pescar, cuando un hombre llamado "Tío Billy" nos detuvo y nos llamó a su casa por un poco de agua - pero su verdadero propósito fue contarnos alegremente acerca de ayudar a matar "niggers"  (negros) y poner sus cabezas sobre un asta. Una sección de Grand Saline era (tal vez sigue siendo) llamada "pole town" (ciudad polo), donde se exhibían las cabezas. Fue años más tarde que supe lo que significaba el nombre. 

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos soldados vinieron a la ciudad en tren, los ciudadanos exigieron que las sombras en los carros de pasajeros fueran derribadas si hubiera afroamericanos a bordo, por lo que no tendrían que mirarlos. 

El Ku Klux Klan que una vez fue muy activo en Grand Saline, y aún así, probablemente, tiene simpatizantes en la ciudad. Aunque es ilegal discriminar contra cualquier raza, con relación a la vivienda, el empleo, etc, los afro-estadounidenses que trabajan en Grand Saline viven en otros lugares. Es triste pensar que las escuelas, iglesias, negocios, etc, no tienen la diversidad racial cuando se trata de los negros [sic]. 

Mi sensación es que la mayoría de los residentes de Grand Saline simplemente no quieren negros entre ellos, por lo que los afroamericanos no quieren vivir allí y enfrentar el rechazo. Esto es una vergüenza que me ha molestado dondequiera que iba en el mundo, y no quería ser identificado con la ciudad escrita en el periódico en 1993. Pero nunca he levantado la voz o he escrito una palabra para oponerme a la situación. He tenido mi antigua casa de la familia en 1212 N. Spring St. durante los últimos 15 años, pero nunca he discutido el tema con mis inquilinos.

Dado que en estos momentos estamos celebrando el 50 aniversario del "Verano de la Libertad en 1964", cuando las personas comenzaron a trabajar en el Sur para lograr el derecho al voto para los afroamericanos, junto con otras preocupaciones. Este fin de semana pasado fue el aniversario del asesinato de tres jóvenes (Goodman, Schwerner y Cheney) en Filadelfia, Mississippi, que dio un gran impulso al movimiento de los derechos civiles - ya está siendo recordado en esta ocasión histórica. Me encuentro muy preocupado por el aumento del racismo en todo el país en la actualidad. Se están realizando esfuerzos en muchos lugares para hacerles la votación más difícil a algunas personas, especialmente los afroamericanos. Gran parte de la oposición al presidente Obama es simplemente porque es negro. 

Voy a cumplir ochenta años  [sic], y mi corazón está roto por esto. América (y Grand Saline prominente) en realidad nunca se han arrepentido de las atrocidades de la esclavitud y sus secuelas. Lo que mi ciudad natal tiene que hacer es abrir su corazón y sus puertas a personas de raza negra, como un signo de rechazo por los pecados del pasado. 

Muchos afroamericanos fueron linchados por aquí, probablemente algunos en Grand Saline: ahorcados, decapitados y quemados, algunos en vida. La visión de ellos me atormenta mucho. Así que, a estas alturas, he decidido unirme a ellos dando mi cuerpo para ser quemado, con amor en mi corazón. No sólo para ellos sino también para los autores de semejante horror - pero sobre todo para los ciudadanos de Grand Saline, muchos de los cuales han sido muy amables conmigo y otros pueden ser sacudidos para cambiar la situación aquí.


- ¿Se puede SUICIDAR  un pastor?

Surge nueva iglesia para ADORAR A Beyoncé

- Pastor acusado del asesinato de su esposa fue detenido cuando se dirigía a casarse con su NOVIO

- Pastora dice que Dios NO QUIERE DISCAPACITADOS  en el púlpito 


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus