Beliefnet
En 2001 Yamile Jackson tuvo un parto prematuro, debido a la preeclampsia grave que se le presentó. 
 

La preeclampsia es un estado patológico de la mujer durante el embarazo. Una embarazada con esta condición experimenta hipertensión arterial,  presencia de proteínas en la orina, edemas y aumento excesivo de peso.

Yamile se vio obligada a dejar a su bebé en el hospital, quien había nacido 12 semanas antes de la fecha estimada.

Fue una experiencia devastadora, Zachary pesaba menos de una libra y tuvo que permanecer 155 días en la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales). Durante el día la angustiada madre podía estar junto a su bebé, pero ella odiaba tener que marcharse y dejarlo solito durante las noches, por lo que se le ocurrió una idea brillante. De esas que surgen cuando estás bajo presión y con una gran necesidad.

Afortunadamente, Yamile tiene un doctorado en Ergonomía y Factores Humanos, lo que no es una coincidencia, más bien es toda una diosidencia. Ella se preguntó si podría hacer algo para que su niño sintiera que ella estaba con él, incluso cuando no lo estaba físicamente.

Fue entonces que tuvo la idea fabulosa de llenar con semillas un guante de látex (como las que se utilizan en la jardinería) y lo puso junto a su hijo todas las noches mientras estuvo hospitalizado. Yamile, durante el día abrazaba constantemente el guante  para impregnarle su olor; así el bebé iba a pensar que su madre estaba junto a él, incluso durante las noches. A su curioso invento le llamó "El Zaky".

Durante el tiempo que Zachary estuvo en terapia intensiva debatiéndose entre la vida y la muerte,  Yamile acarició la idea de poder ayudar a otros padres con bebés prematuros.  La oportunidad se presentó cuando Zachary fue dado de alta, Yamile recibió una llamada de una de las enfermeras del hospital, quien le preguntó si podía hacer más de estos guantes para otros niños.

Las enfermeras habían visto lo cómodo que estaba el pequeño con el guante y querían probar con otros bebés en cuidados intensivos.

Entusiasmada con la idea, la madre entregó al hospital cien guantes Zaky y se preparó para estudiar la forma en que podría mejorarlo para ayudar a más bebés prematuros. Finalmente, se fundó la compañía Natured by Desing y recibió auspicio de la famosa Opra Winfrey, quien es una entusiasta colaboradora de las causas nobles.

Este guante Zaky hace posible lo siguiente:

- Garantiza la comodidad de los bebés prematuros separados de sus padres por su delicada condición de salud.

- Imita la sensación de contacto con sus padres.

- Ayuda a la auto-regulación de la respiración, lo que reduce los episodios de falta de oxígeno.

- Una investigación clínica independiente estudió el funcionamiento del Zaky y llegó a la siguiente conclusión: Los bebés que utilizaron el Zaky impregnado con el aroma de mamá o papá, no presentaron episodios de falta de oxígeno a diferencia de los bebés que usaron el guante sin olor, estos presentaron un tercio de las complicaciones comunes. Los bebés que no usaron el Zaky presentaron episodios de falta de oxígeno.

Esta es una excelente noticia que podría ayudar a muchos padres angustiados. ¡Compártela! Interesante, ¿no?



Tus vecinas y amigas estan leyendo estas notas:

Mi tono de piel no va con el color de mis ojos, por eso yo quiero saber como aclarar los ojos naturalmente

Tengo problemas con mi vesicula y necesito remedios naturales

Y con mis problemas y achaques, esta es la mejor oración de sanidad que he encontrado

Mujer, dime como duermes, y te dire quien eres... entra aqui

NOTA DE ULTIMO MOMENTO ¡Que no panda el cúnico, medicos alarmados por esta semilla que adelgaza

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus