Milagro Niña Atropellada Sobrevive Accidente Mortal

Estados Unidos- Cuando la madre del ex futbolista y actual estrella de béisbol, Tim Tebow, estaba embarazada los médicos le advirtieron que debía abortarlo. De haberlo hecho, su hijo hoy no sería el ganador del Trofeo Heisman ni hubiese sido un deportista cristiano triunfador en los deportes ni tampoco hubiese servido de bendición a muchos otros.

Ella confiesa que abortar a su hijo hubiese sido el error más grande de su vida. Tim aceptó al Señor siendo muy joven y ha dedicado su vida a servir a Dios y ayudar a los necesitados, en quienes deposita su fe. Con la ayuda de Dios y el uso de sus talentos, creó la 'Fundación Tim Tebow', la cual ayuda a las personas que quieren adoptar niños, y también brinda apoyo a las personas con discapacidad a través de la construcción de hospitales de atención gratuita, entro otros muchos proyectos sin fines de lucro.

 [Artículo relacionado: Jack Nicholson se pronuncia contra el aborto]

 foto 1ñarlos

Si Pam, la madre de Tim Tebow, recordó en el ‘DAR Constitution Hall’ durante el 23º Memorial Nacional Anual de los No Nacidos, la dolorosa experiencia que tuvo que enfrentar cuando estaba embarazada y sin esperanzas. Según Pam, quien se encontraba en un embarazo de alto riesgo, dar a luz a su hijo podría significar su propia muerte en el parto. Pero ella lo pensó dos veces y rechazó el aborto propuesto por sus doctores. Como una mujer cristiana, para Pam era mucho más importante cumplir la voluntad de Dios, aun corriendo el riesgo de morir en el intento.

"Bueno, optamos por confiar en el Señor".

Recuerda que en aquel entonces no era una elección sencilla o una demostración vana de valentía, "Lo único que sabía y quería, era confiar en el Señor, y creyó que ese era el niño por el cual habían estado orando", confesó.

 [Artículo relacionado:La historia de Joshua: El respeto a la vida]

 foto 2ñarlos

Los padres de Tim, Bob y Pam Tebow son misioneros bautistas. En aquel tiempo Pam estaba embarazada y ellos se encontraban de misión en las Filipinas. Pero antes de ella quedar embarazada, Pam contrajo disentería amebiana. Durante el embarazo, los medicamentos utilizados para tratar la disentería causaron un desprendimiento de placenta severa, una condición en la cual el revestimiento de la placenta se separa del útero. Los Tebows decidieron llevar el embarazo a su término porque el aborto iba en contra de su fe.  

Las condiciones del servicio médico disponibles en aquel momento eran muy precarias. Pam constantemente sangraba y tuvieron que viajar a la capital, Manila, para recibir el tratamiento adecuado.

Al dar a luz, un médico estadounidense experimentado ayudó en el alumbramiento. Después del nacimiento el doctor se acercó a la pareja y les dijo: "Quiero que sepan que este es un bebé milagro, pues durante todo este tiempo ha estado sólo en una pequeña parte de la placenta que quedaba. Este es un bebé milagro”.

La ahora orgullosa madre dice que no se cansa de compartir su historia, de cómo su hijo es un verdadero testimonio del amor y la fidelidad de Dios. 
Déjalo vivir, déjalo nacer...

 

Lee esta otra impactante historia:

Embarazada con cáncer se niega a abortar...

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus