Beliefnet

Le dieron el último adiós a su bebé, pero Dios tenía otros planes (página 2)


La vida laboral de un maestro es bien difícil: aunque muchos padres piensas que los maestros se la pasan coloreando, dibujando y charlando con los chicos en clase, no saben que existen un montón de cosas … que los maestros no comparten con usted. 

 

1. Maestros no son consejeros matrimoniales: 

A muchos maestros no les gusta que los padres les hablen de sus problemas familiares. A muchos maestros no les interesa que sus esposos no les ayuden en la casa; sólo quieren hablar de los avances del niño y nada más. Particularmente, soy del tipo de personas que les gusta escuchar a los demás. Todos tenemos algo positivo que aportar y, conocer algo (no demasiado) podría facilitar la toma de decisiones y la creación de nuevas técnicas de estudio que pudiesen ayudar al niño. 

 

2. Los maestros no ganan una millonada: 

Un maestro no gana millones, aunque forme a los líderes del futuro.

 

3. Secretos revelados:

Quizá usted no lo sepa, pero los niños revelan los secretos más íntimos de la familia: dinero, rencillas, religión, costumbres y hasta los problemas que tiene usted con la amante de su papá. 

 

4. No rompa el corazón de su hijo:

Cuando usted no asiste a una reunión escolar, o no pasa a recoger las calificaciones de sus hijos: su hijo o hija, aunque no sea un estudiante  meritorio, se siente mal porque piensa que a usted no le importa demasiado.

 

5. El irrespeto: 

Muchos niños no respetan a sus maestros ni a nadie en la clase. Sin embargo, cuando los padres acuden a una entrevista, gritan, insultan, amenazan y menosprecian al maestro. Sin embargo, es cuando el maestro sabe perfectamente el porqué de la conducta de su hijo. El comportamiento de los alumnos en clase es un reflejo de la conducta que tiene usted en la casa.

 

6. Las calificaciones:

El hecho de que su hijo sea respetuoso, no quiere decir que tenga que tener notas altas. Muchos padres piensan que porque su hijo tiene un gran corazón, este merece tener notas altas.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus