Policía en Honduras pide a Dios por el cese de la violencia en ese bello país

Paramédicos y técnicos pidieron al padre que dejara de torturar el cuerpo sin vida de su hija, pues este, frenéticamente, intentaba revivir a su bebé.
Luego de 4 años el mundo aún recuerda esta conmovedora historia que tuvo lugar en Rusia, en una época de mucho regocijo. Durante el festejo de fin de año Ruslan y Anastasia Odomec, padres de la criatura, nunca olvidarán ese 31 de diciembre.
En ese momento el matrimonio tenía dos niños, Rodomir, de 5 años; y Alesya, de 3. Mientras los adultos disfrutaban de la reunión familiar dentro de la casa podían escuchar las risas de sus hijos, quienes jugaban en la habitación contigua. La pareja acababa de mudarse a su casa soñada. Su nueva casa era lo suficientemente grande para albergar cómodamente a toda la familia. Incluso tenía un pabellón de deportes en la planta baja con una piscina. Todo marchaba muy bien, hasta que de pronto el silencio les llamó la atención y alertó a los padres, quienes encontraron a Alesya en el fondo de la piscina.

 Alesyañarlos

Creo que ninguno de nosotros podría imaginar verse en esa situación. Sin saber qué hacer, el padre la sacó del agua de inmediato, y con lo aprendido en las películas, comenzó a darle respiración boca a boca y a bombear su pecho.
En ese momento llegó la madre, quien al darse cuenta de que su hija estaba muerta, se desmayó. Afortunadamente, los abuelos estaban presentes y fueron quienes tomaron el control de la situación y llamaron a la ambulancia.

 Alesya 2ñarlos

 

Los médicos trataron de resucitarla durante media hora y se dieron por vencidos, así que comenzaron a llenar los papeles para declararla muerta. Desesperado y preso del pánico, el padre comenzó a bombear su pecho y continúo dándole respiración boca a boca. Con un nudo en la garganta, los médicos y técnicos que estaban allí intentaron detenerlo, y le pidieron que dejara ir en paz a la niña, que dejara de 'torturarla'.
A los pocos minutos un tenue latido se escuchó, su corazón empezó a funcionar. En seguida la pequeña Alesya fue llevada al hospital, pero estaba en coma y su pronóstico no era favorable, ya que Alesya estuvo privada de oxigeno unos 45 minutos. Por tanto, si lograba salvarse, esta quedaría con severo daño cerebral.
A los dos días Alesya despertó, y los temores fueron confirmados: la niña no podía ver, no podía moverse, no podía hablar...
Sin embargo, Dios les concedió un segundo milagro: unas semanas después la niña recuperó la vista, pudo hablar y volvió a ser la pequeña niña juguetona y traviesa que era.

 Alesya 3ñarlos

Hoy Alesya está viva gracias a que su padre no se rindió, pues algo en su corazón le decía que continuara, que ese no era el fin.
¿Cuántas veces has escuchado la voz de Dios en tu corazón? ¿Le has hecho caso?

 

Otras historias relacionadas:

-Arrestan pastor por conservar y tratar de resucitar a un muerto

-Científico asegura haber creado un manual para resucitar muertos

-¡MILAGRO! Bebé resucita tres horas después de ser declarada muerta

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus