Beliefnet




El pequeño Zak Coates nació con labio leporino muy grave y sin párpado inferior, lo que lo ha dejado ciego de un ojo. Y mientras que muchos niños tienen dificultades en la escuela, él la ha pasado más difícil que la mayoría. Debido a su extraña desfiguración facial a menudo se le quedan viendo en la calle y una niña en su escuela, dijo que era un "monstruo".


Pero a los nueve años de edad, después de años de operaciones ha aprendido a lidiar con las personas que lo miran con una respuesta sencilla - con una sonrisa.

Su madre, Joanne, dice: "No tenía ni idea de que tan severa sería desfiguración facial de Zak hasta que él nació.” "Me dijeron en un análisis de 22 semanas que iba a tener un labio leporino, pero nunca me imaginé que sería tan grave.

"Estoy muy orgullosa de lo lejos que Zak ha llegado , es una enorme fuente de inspiración y está lleno de confianza.”

"Ahora está ciego de su ojo derecho después de haber nacido sin párpado inferior, y no fuimos trasladados al Reino Unido hasta que tuvo dos semanas de edad, y por desgracia, se había deteriorado más allá de la reparación en ese momento.”

"Pero él nunca dejó que eso lo haga sentir menos y acepta todo tipo de crítica.”

MIRA LO QUE PASO CUANDO UNA NIÑA LO LLAMÓ MOSTRUO…




¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus