Beliefnet

Luego De Leer Esto No Querrás Comerte Más Tu Uñas. ¡Increíble!

¡Libre al fin!

Meriam Ibrahim, una madre cristiana de Sudán, quien se convirtió en un icono mundial para los cristianos cuando se negó a renunciar a su fe, incluso después de que esperara su fin en el corredor de la muerte. Meriam fue bendecida por el Papa en el Vaticano apenas unas horas después de que ella finalmente huyera de Sudán, después de una prolongada lucha por su libertad. 

A principios de este año, Meriam fue condenada a recibir 100 latigazos y a la pena de muerte por practicar el cristianismo y haberse casado con Daniel Wani.

Un Juez de la Sharia islámica le dio la oportunidad de salvar su vida si renunciaba a Cristo y se convertía en musulmana, pero la valiente mujer rechazó la oferta y prefirió enfrentar la pena de muerte en la horca. “Si me quieren ejecutar, háganlo, sigan adelante porque yo no voy a cambiar mi fe”, les dijo Meriam.

Un informe de la Red Oficial del Vaticano, NEWS.VA, dice que Meriam se reunió con el papa Francisco en Casa Santa Marta y que fue acompañada por su marido, Daniel Wani, y su hijo Martin, de un año y medio; y su hija Maya, la cual dio a luz estando en prisión hace apenas dos meses. El viceministro de Relaciones Exteriores italiano, Lapo Pistelli, ayudó a organizar su vuelo desde Sudán y viajó con ella hasta Italia. 

El padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa del Vaticano, dijo que el encuentro ocurrió en un ambiente "muy sereno y afectuoso". El papa Francisco elogió a Meriam por su "valiente testimonio de perseverancia en la fe". 

Meriam y su familia habían sido recibidos previamente por el primer ministro italiano Matteo Renzi en el aeropuerto de Ciampino de Roma, quien llamó al escape como ''un día de celebración". VER EL VIDEO DEL ENCUENTRO DE MERIAM CON EL PAPA, CLIC AQUÍ





 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus