Beliefnet

No cabe duda de que las telenovelas han evolucionado, ya no solo cuentan una historia de amor cuya base es el melodrama, donde por lo general, los personajes principales son un apuesto galán y una joven mujer (ya no tan frágil); los cuales son víctimas de las maldades de varios villanos (una madre posesiva, un padre dominante o una novia despechada). Los protagonistas deben luchar por su amor contra toda clase de intrigas y engaños; logrando obtener la codiciada felicidad en el último capitulo.

Ahora, se han sumado otras temáticas que han logrado cambiar radicalmente el enfoque que se les tenía a las telenovelas, se han incorporado otros géneros como: la comedia, el género policíaco y hasta la ciencia ficción. También, a esto le podemos agregar que las telenovelas han incluido elementos polémicos y de carácter social como lo son el cáncer, la homosexualidad, el adulterio, la prostitución, las drogas y el crimen.

 

¿Cómo han influido las telenovelas en tu vida?

 

Las telenovelas tienen sus pros y sus contras, dentro de estos podemos encontrar:


-          Paralización de las actividades cotidianas.


-          A algunas damas… hasta se le queman los frijoles.


-    Imitación de los personajes, ya sean estas influencias positivas o negativas: Las personas tienden a copiarlas.


-    El fenómeno de las telenovelas intervienen en los gobiernos, servicios básicos, actitudes, decisiones y estilo de vida de las personas. En Brasil, por ejemplo, se vieron obligados a crear una reserva adicional de energía eléctrica para evitar un apagón nacional durante la transmisión del último capítulo de la famosa telenovela llamada “Tropical Paradise”. Brasil esperaba que más de 160 millones de espectadores sintonizaran el final. ¿Imaginan ustedes lo que hubiese ocurrido de no tomar esta medida? Ver la telenovela no era el problema, el problema realmente podía venir al momento de los comerciales, ya que estos 160 millones de televidentes podrían ir a calentar algo en el microondas o abrir el refrigerador.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus