Este ingrediente desaparece para siempre los hongos, mal olor y las bacterias de tu zona íntima

CONTINUACIÓN


Podríamos describir nuestra existencia parados sobre diferentes alfombras que representan nuestra seguridad material, económica, sentimental, sicológica, etcétera. ¿Pero qué pasa cuando alguna de esas alfombras nos es removida de golpe? Dios es la respuesta, es la mayor alfombra en la que puedas pararte jamás.




¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus