Beliefnet

La increíble razón por la que estos médicos le hacen reverencia a este niño minutos antes de morir (VIDEO)

El melanoma y sus crueles y dolorosas consecuencias (Historia contada por el paciente y su hermana)

Como nos muestra la imagen de arriba, todo comenzó un bulto del tamaño de una canica. Seis meses más tarde, fue aproximadamente del tamaño de una pelota de béisbol. Cambie mi seguro médico a Medi-cal que era mejor que lo que tenía. Esta fue la noche antes de mi primera cirugía, me dijeron que no había nada de qué preocuparse, que era sólo un tumor graso.

 Imagen de abajo

Se eliminó el tumor, y ¡me sentí aliviado! No más bulto de grasa bajo el brazo! Una semana más tarde, tuve una cita de seguimiento con el cirujano. Me dijeron que le hicieron una biopsia al tumor y se encontraron con que era un tipo de cáncer llamado melanoma. Tendrían que volver operarme y eliminar el tejido, parte del músculo y 18 ganglios linfáticos.

 

 

 Dos meses después de la cirugía, esa noche no me sentía bien:
Tuve hipo durante las horas que estuve bajo la morfina. Mi pecho comenzó a inundar de sangre. Tuve la oportunidad de tomar esta foto con mi teléfono mientras mi pecho se expande como un globo. Estaba muerto de miedo. Me ahogaba por  la presión empujando hacia abajo en mis pulmones. Me practicaron otra cirugía porque aparentemente me estaba desangrando internamente.

 Me desperté en la unidad de cuidado intensivo, agradecido con Dios por estar vivo.
Supongo que he perdido mucha sangre, pero no tuvieron que hacerme una  transfusión. Todo lo que podía hacer era sonreír y estar  agradecido por esta vida, me salve de nuevo. ¡Me sentí muy afortunado!

 Empecé el tratamiento con interferón para estar seguros que el cáncer se había ido.
Conduje a la ciudad de Ventura cada mañana para ser inyectado lo que  tomó cerca de una hora y media. Quería demostrarme a mí mismo que podía hacerlo solo, no quería ser una carga para mi familia o amigos. Me quedé dormido en la silla cada vez que recibía el medicamento. Después, al regresar a casa me sentía muy mal.

 

 Después de un mes de las inyecciones en el hospital, me bajaron mi dosis de interferón y sólo tenia que ir  3 veces a la semana.
Pero cosas extrañas estaban sucediendo. Yo estaba mezclando palabras, y  cambiando los números por  letras. Sabía que algo estaba mal.

Empecé con una especie de  tartamudez, que iba y venía por una semana. Me desperté de una siesta, y mi lado derecho había dejado de moverse y no podía hablar.

Mi mamá me corrió a la sala de emergencia VCMC. Ellos hicieron una resonancia magnética y descubrieron un tumor 4,2 cm en mi cerebro.
Me tomé esta foto en el baño por mi mismo después de que me enteré de la noticia.
Yo sabía que iba a estar bien, Dios cuidaría de mí. Él está en control, siempre ha sido y siempre lo será.

 Al día siguiente en la UCI me estaba empezando a sentir  capaz de escribir y deletrear de nuevo.
No poder  comunicarse es la cosa más difícil que he tenido que hacer, es tan fácil olvidarlas dificultades que otros tienen. Me tomó cerca de 5 minutos para escribir una frase. Pensé mucho acerca de un amigo mío Jeremy Balcanes que es sordo y me golpeó tan duro lo afortunado que he sido toda mi vida. ¡Esta experiencia hace que me sienta tan humilde!

  Pero a en la semana siguiente me vine abajo rápidamente.

Los médicos estaban tratando de obtener un punto claro de ataque para el tumor, pero había demasiada sangre bloqueando la vista. Me llevaron a la sala de emergencia el lunes por la mañana, el dolor era insoportable. Me dijeron que empecé a vomitar a todos, incluyendo a mi mamá. El tumor me estaba desangrando y no había tiempo de esperar, los médicos operarían prácticamente a ciegas.
Los médicos pudieron extraer el tumor en una cirugía de 6 horas

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus