Quedaras cautivado con los hermosos ojos de estos increíbles animales

Funcionarios que supervisan la excavación de un cementerio subterráneo bajo la ciudad de Jerusalén, lo llaman el primero de su clase en el mundo moderno.  
Jerusalén (AFP) - Bajo las serenas y silenciosas colinas del cementerio judío más grande de Jerusalén, un equipo perfora piedras para crear un vasto cementerio subterráneo, combinando tecnologías modernas con conceptos antiguos.    

La escasez de espacio para entierros en Jerusalén junto con los requisitos de la ley judía ha reunido a funerarios religiosos y a un experto en túneles para crear el nuevo complejo subterráneo.   
Cuando se complete la obra, contendrá miles de nuevas tumbas ubicadas entre los sistemas de iluminación, ascensores y ventilación de vanguardia, a un costo de alrededor de 200 millones de shekels ($ 57 millones, 48 millones de euros). 

Los funcionarios que supervisan el proyecto lo llaman el primero de su tipo en el mundo moderno.    
Equipos pesados royeron la piedra bajo las parcelas de Har Hamenuhot, el mayor cementerio judío de Jerusalén en las afueras del oeste de la ciudad. 

El judaísmo tradicional requiere que el difunto sea enterrado en la tierra, según el versículo en el Libro de la Biblia del Génesis sobre el inevitable "regreso al suelo" del hombre, y prohíbe mover al difunto.    

Selena Gomez comparte su TESTIMONIO: "Soy una hija de Dios"

Los recursos finitos de la tierra han obligado a las sociedades funerarias religiosas, conocidas como Hevra Kadisha, a encontrar soluciones.

En los últimos años, los cementerios han instalado muros funerarios y otros tipos de estructuras. Pero la situación en Jerusalén es quizás más grave que en otros lugares, pues es donde, según la creencia judía, la resurrección de los muertos comenzará al final de los tiempos.    

Como resultado, los judíos de todo el mundo se han esforzado a lo largo de la historia para que sus restos descansen en Jerusalén, creando un gran desafío para las sociedades funerarias de la ciudad.   

"No podemos satisfacer la demanda de espacio en el cementerio", dijo Yehuda Bashari, de Hevra Kadisha Kehilat Jerusalén, que es responsable de un 60 por ciento de las parcelas judías en la ciudad, "de ahí la idea de un entierro subterráneo". 

La organización de Bashari había considerado durante mucho tiempo la idea de un lugar subterráneo para el descanso de sus muertos, pero no pasó nada hasta que uno de los principales túneles de Israel ya no pudo soportar la visión de Har Hamenuhot expandiéndose sin cesar en una colina que domina la carretera a Tel Aviv. 

Científico halla evidencia y acepta que el hombre fue creado por Dios

"Cada mañana conducía y veía el cementerio", dijo Arik Glazer, director ejecutivo de Rolzur Tunneling, que también está realizando excavaciones para la nueva estación central de trenes de la ciudad. "Simplemente, se veía mal".    

Glazer había oído hablar de un artículo escrito en el prestigioso Technion Institute of Technology de Israel sobre espacios funerarios subterráneos y "formuló una idea sobre cómo resolver el problema".   

Comenzaron a cavar en 2014.  En una gran sala subterránea, los trabajadores que usan cascos y chalecos fluorescentes operan un gran taladro para perforar un agujero mientras vuelan las partículas finas de polvo.

 

 

 

Cuando se termine, el complejo subterráneo contendrá 22,000 a 24,000 tumbas en una serie de pasillos interconectados que abarcan más de un kilómetro y medio (más de media milla). 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus