Beliefnet

21 celebridades que padecieron depresión: Gwyneth Paltrow

 

Kamryn Renfro es una niña muy solidaria de apenas 9 años de edad. Esta hermosa niña vive en Grand Junction, Colorado. 

Kamryn, tras enterarse de que su amiga, Delaney Clements, quien está luchando contra el cáncer, y ha perdido toda su cabellera después de comenzar el agresivo tratamiento de la quimioterapia; la niña le manifestó a sus padres su decisión de afeitarse la cabeza para mostrarle a su amiga todo su aprecio y apoyo incondicional. Sus padres estuvieron de acuerdo. Sin embargo, la dirección escolar, no tomó la decisión de Kamryn de buena manera; y la han expulsado al "violar el código de vestimenta de la escuela". Ellos afirman que Kamryn Renfro no podrá regresar a clases a menos que traiga puesta una peluca o le crezca su pelo natural. 

"La razón por la que elegimos afeitarnos la cabeza es para mostrarle solidaridad a los niños que están pasando por el tratamiento. No puedo creer que la gente se pierda en un punto como este", dijo Tim Kenny, fundador de la Fundación de San Baldrick. 

Kenny, cuya organización ha recaudado más de 207 millones de dólares para el tratamiento del cáncer infantil, dijo: "Comenzamos esta fundación para crear conciencia sobre el cáncer infantil y para recaudar fondos para la investigación". 

Kamryn sólo quería que su amiga se sintiera mejor. "Yo estaba muy emocionada. Tendría a alguien que me apoyara y no estaría sola con la gente que siempre se ríe de mí", dijo Delaney. 

Pero Caprock Academy tiene una política contra las cabezas rapadas en niñas, y los funcionarios de la escuela le han dicho que no podrá volver a clases hasta que no regrese con una peluca o con su pelo natural.

La madre de Kamryn envió un correo electrónico a la escuela explicando por qué su hija se afeitó la cabeza, pero la dirección escolar dijo que no podía hacer excepciones. 

El código de vestimenta se ha creado para promover la seguridad, la uniformidad y un entorno sin distracciones para los estudiantes de la escuela", dijo en un comunicado, Catalina Norton Breman, presidente de la junta directiva de la escuela." Bajo esta política, la cabeza rapada no se permite", agregó. 

La CEO de la Fundación St. Baldrick, Kathleen Ruddy, dijo que el incidente en Grand Junction puede ser un "momento para enseñar a los adultos a entrar en razón". Además agregó:" El cáncer infantil debe salir del closet. Es una realidad que tenemos que afrontar. El cáncer no va a desaparecer en cualquier momento. Lo que hay que hacer es celebrar la acción de que los niños apoyen a sus amigos". 

¿Usted qué opina? ¿Quién piensa usted que tiene la razón?



TE PUEDE INTERESAR:

El cáncer no puede...

Experiencias al borde de la muerte

¡Milagro! Bebé regresa a la vida

¡Changa su madre!

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus