Beliefnet

Luego De Leer Esto No Querrás Comerte Más Tu Uñas. ¡Increíble!


Manar Maged llegó a este mundo el 20 de marzo de 2004, acompañada de su hermanita. Lamentablemente, su hermana estaba incompleta. Manar nació con dos cabezas. 

[Historia relacionada: La historia de Abigail y Brittany Hensel: Dos mujeres en un solo cuerpo]

La hermana gemela de Manar

La hermana de Manar no se desarrolló. Sólo tenía ojos, nariz y boca. No tenía el resto del cuerpo. No compartía ningún órgano interno con su hermana.

Sin embargo, esta segunda cabeza podía sonreír, llorar y guiñar los ojos. Pero según los médicos, no era capaz de pensar de manera independiente. No obstante, de alguna manera, tenía gran importancia en el desarrollo de Manar, ya que Manar no podo  sobrevivir sin esta segunda cabeza.

[Conoce a Jade y su lucha contra un extraño síndrome]

¿Por qué nacieron estas gemelas así?

Manar padeció una rara condición llamada Craniopagus Parasiticus, la cual es una enfermedad que se produce durante el proceso de división de los embriones, los cuales deben dar lugar a los gemelos pero esta separación no se produce de forma completa; y como consecuencia, uno de los  feto se pega a su gemelo ubicándose sobre su cabeza; y este  no desarrolla un cuerpo completo con extremidades, sino una cabeza con rostro deforme  y con sólo un pequeño torso.

[Artículo relacionado: La íncreíble Cassidy Hooper: Nació sin ojos ni nariz pero...]

¿Por qué llegaron a la conclusión de separarlas?

En vista de que la otra gemela adherida a la cabeza de Manar no compartía órganos internos con su hermana; y como también esta iba a impedir el crecimiento y desarrollo normal de Manar: con mucho dolor y desesperación, los padres decidieron que lo mejor era separarlas.

La operación de Manar

La operación fue un éxito. Tardaron 16 horas en separar a Manar de su hermanita, quien murió aparentemente sin sufrimiento alguno.

Por otro lado, Manar logró tener la apariencia de una niña normal.

Últimos días de Manar

La pequeña Manar fue ingresada el día 27 de marzo de 2006, a la edad de dos años: 13 meses después de la extirpación. La niña tenía fiebre muy alta y graves problemas circulatorios. Poco después la niña cayó en coma profundo y le siguieron problemas respiratorios. Además, tenía una grave infección en el cerebro. Su condición empeoró aún más y su débil corazón no asimiló los medicamentos y finalmente, se detuvo. Manar dejó a una familia entera desconsolada, así como a millones de personas que seguían de cerca su historia.


HAZ CLIC SOBRE EL VIDEO PARA VERLO



¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus