Beliefnet

¿Harías esta prueba de amor antes del matrimonio?

Las prostitutas que la Policía detenga en la vía pública, en Phoenix (Arizona), deberán elegir en ese momento si van a la cárcel o son escoltadas hasta una iglesia, donde deberán someterse a un programa de recuperación.

En el marco de una reciente campaña, la Policía de la capital del Estado de Arizona recorre las calles a fin de localizar a las prostitutas o registra en Internet en busca de anuncios que les permitan ubicarlas. Tras detenerlas, les colocan las esposas y las conducen a una iglesia local. En dicho lugar, les explican  que si desean pueden quedarse en la iglesia a fin de participar en una terapia especial de ayuda; de lo contrario, serán encarceladas.

Si eligen quedarse a formar parte del programa, se les orientará mediante charlas educativas e integrándolas a grupos de apoyo.

Por supuesto que han surgido voces en contrario de este programa, alegando que muchas veces los trabajadores sexuales han elegido por voluntad propia esa actividad para ganarse la vida, y no son víctimas de las circunstancias. Por lo tanto, no les interesa participar en ningún programa de recuperación.

Sin embargo, desde el 2011 a la fecha, más de 350 personas han asistido a estos planes de ayuda.


NOTICIAS RELACIONADAS:

¿Qué tiene de malo la pornografía?

- La adicción a la pornografía está destruyendo mi matrimonio

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus