Beliefnet

Los aparatos electrónicos atentan contra el buen dormir

Para un deportista, una medalla olímpica es una posesión que no tiene precio. 
 

Pero para el polaco Piotr Malachowski lanzador de disco, su medalla puede ser una oportunidad para realizar algo más grande.

Malachowski se llevó a casa una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de 2016, pero no se aferraró a ella durante mucho tiempo. El atleta subastó su premio esta semana para ayudar a un niño enfermo de cáncer.

El dinero recaudado de la subasta se destinará a la financiación del tratamiento para el cáncer de ojo de un niño de3 años de edad llamado Olek.

"Para un deportista ganar una medalla olímpica es un sueño hecho realidad ... Sin embargo, el destino me ha dado la oportunidad de incrementar el valor de mi medalla de plata", escribió en polaco en su página de Facebook.

Después de la competencia, la madre de Olek se acercó a el, y preguntó a Malachowski si podría ayudar a su hijo. Durante dos años, el niño ha estado luchando contra un retinoblastoma, una forma rara de cáncer ocular que generalmente afecta a los niños.

"No hay ninguna posibilidad de salvar el ojo de Olek en Polonia. Su única oportunidad es una terapia en Nueva York", explicó Malachowski.

Animó a sus fans para ayudar a difundir la información acerca de la subasta y creó el hashtag #OcalicOkoOlka, que traducido del polaco significa "Salvemos el ojo de Olek".

"En Río Luché por ganar el oro, Hoy hago un llamado a todo el mundo. Luchemos juntos por algo que es aún más valioso", agregó. "Si lo ayudas, mi medalla de plata podría ser aún más valiosa para Olek que la de oro."

El conmovedor mensaje del atleta fue compartido a través de las redes sociales por miles de personas en el mundo. 

Pocos días después de compartir la historia de Olek, Malachowski anunció que la medalla fue vendida.

"Mi medalla de plata hoy vale mucho más que hace una semana", dijo.


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus