Beliefnet

Joven graba UN VIDEO DESGARRADOR antes de quitarse la vida

¿Piensa que un simple videojuego de computadora puede llegar a quitarle la vida a un joven?

Esto fue lo que exactamente ocurrió, cuando un joven de 18 años de edad, tras jugar 40 horas el video juego llamado Diablo III, cayó muerto. 

El joven se encerró en un café de Internet, se entregó cuerpo y alma a jugar este juego: no comió, ni tomo nada, ni durmió, sólo jugaba y jugaba. 

Su odisea comenzó un viernes y terminó el domingo por la mañana. Fue encontrado sobre una mesa del lugar. El joven Chuang no comió ni durmió durante todo ese lapso de tiempo; uno de los encargados del lugar vio cuando el muchacho despertó, se levantó, dio algunos pasos y luego cayó al suelo desplomado. A Chuang lo llevaron a la sala de urgencias de un hospital, pero lamentablemente... falleció. 

Las posibles causas de su deceso son investigadas, pero las autoridades piensan que algún coagulo de sangre en el cerebro, pudo haberle causado la muerte. Además, otros factores como el frío y el permanecer tanto tiempo estático, sin mover su cuerpo durante todo ese tiempo, pudieron haber propiciado el triste desenlace. De hecho, esto le ocurriría a cualquier persona que jugara cualquier otra cosa. Pero lo cierto es que, algo, o alguien indujo a este joven a jugar sin parar. 

¿Qué es Diablo III? 

Diablo III es un videojuego para PC (computadoras), fue desarrollado por Blizzar Entertainment. Como todo juego, gira en torno a una historia. En este caso, la historia trata sobre dos demonios hermanos llamados Belial y Azmodan. Obviamente, Diablo III es la continuación de sus antecesores: Diablo I y Diablo II. 

Este juego salió al mercado en mayo de 2012, logrando batir récords en ventas de videojuegos. Este fue apenas el comienzo, ya que más tarde, se apoderó de las mentes de millones de jóvenes en todo el mundo. 

La verdad sobre estos demonios 

El nombre del demonio Belial, aparece en la Biblia: Belial, es considerado como el mal y es nombrado en Segunda de Corintios 6:15, como el mismo Satanás.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus