Jesús murió en la cruz, pagó por tus pecados;

resucitó con poder.

Su muerte: Tu perdón.

Su resurrección: Tu vida.

No se trata de que lo entiendas, se trata de

que lo creas y aceptes SU PERDÓN

Y VIVAS EN ÉL.

 

Esta es una parte difícil de la fe en Dios: creer de todo corazón y tener la certeza de que todos nuestros han sido perdonados. El caso se complica si no leemos o no conocemos Su palabra, la Biblia.

En la Biblia no hay nada misterioso, no hay nada escondido: la respuesta está allí. Todo depende de las ganas que tengas de aprender. Si deseas saber algo aún más profundo y obtener más bases bíblicas sobre el perdón de Dios, te recomiendo que le leas la epístola a los romanos, escrita por el apóstol Pablo.

Es buena idea tener varias versiones de la Biblia para poder comparar. 

Me llama la atención ver como muchos se la pasan reciclando versículos bíblicos. Las personas han perdido el hábito de leer, de hecho, algunos predicadores, lo único que reciben de Biblia son las imágenes virales que leen en las redes sociales.

No pierdas tu tiempo rebuscando interpretaciones exageradas que rayan en lo fantasioso: lee la Biblia por ti mismo.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

Este pecado no me deja vivir...

- Confesiones de pecado: yo maté a mi madre

- Confesión de pecado secreto: Necesito que Dios restaure mi vida

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus