Beliefnet

¿Dejarías tu trabajo si tu jefe te dijera esto?


 "Estoy un poco avergonzado por admitir esto, pero creo que en cierto modo engañé a mi esposa hoy.  Explicaré lo que quiero decir, yo estaba en una tienda comprando un par de cosas de hombres, cortauñas, rasuradoras, cera para moldear el bigote, carne seca, sardinas y frutos secos. Cuando fui a pagar vi a esta mujer en la línea que me sorprendió. Yo pensé: "Wow, de seguro un tipo muy suertudo está con ella", y en una fracción de segundo me di cuenta que ¡era mi esposa! Fue una sorpresa ver a mi esposa en la misma tienda, en la misma fila, viviendo su vida y sin saber que yo podría estar en el mismo lugar y a la misma hora, en  coches diferentes. Había una persona entre nosotros, así que me quedé observando a mi amor, traté de mandarle mensajes al celular que decían "Hey Hermosa" y "¿Qué estás comprando ahora mi amor?", y ninguno le llamó la atención porque estaba buscando un cupón que había guardado sólo para hacer esta compra. 

Así que me di por vencido de llamar su atención, como se pueden imaginar fácilmente podría haberla avergonzado saltando en la caja registradora como un Dinosaurio y realmente hacerla sentir orgullosa públicamente, y en su lugar me quedé atrás y en silencio reprimiendo mis sentimientos por esa mujer.

En primer lugar, yo estaba sorprendido por lo increíblemente hermosa que es. Creo que lo veo a menudo, pero hoy, sin saber que estaba en la tienda, la vi con nuevos ojos y simplemente no podía creer que tengo la oportunidad de ser su compañero. Me hizo sonrojar, pero nadie podía verlo debajo de mi enorme barba. En segundo lugar, me sorprendió que no me había dado cuenta en lo más mínimo. Esto es a la vez una buena y una mala noticia. 

Buena porque ella no vio al espeluznante hombre con el rostro cubierto de pelos mirando por encima de su hombro. Pero tal vez eso es malo también porque, ¿que tal si no hubiera sido yo? Tengo que conseguir que otra lata de maíz por si acaso.

Pero también era malo porque me di cuenta de lo cerca que estuve de nunca ganar su amor,  y de los esfuerzos que tuve que hacer todos estos años para llamar su atención sólo para que aceptara tener una cita, Por un momento sentí el familiar dolor de la fatalidad cuando la vi por primera vez y sabía bien que era imposible. Pero de alguna manera yo la atrapé a pesar de mis inseguridades, inhabilidades e imperfecciones.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus