Beliefnet

¡Ay qué maldad! No pararás de llorar (pero de la risa) con los nombres tan… PECULIARES de estas personas!

De un momento a otro la vida normal y feliz que tenía Abraham Tamayo cambió para siempre.


Una visita rutinaria al doctor en el mes de agosto, le advirtió de que algo muy malo estaba pasando con su salud. Abraham cuenta que fue a sacarse una uña, pero tenía la presión arterial muy elevada, por lo que el médico pensó que su alta presión se debía al temor que tenía por la extracción de su uña; así que le pidieron regresar al día siguiente, y al percatarse de que su presión no había variado, le hicieron de emergencia los estudios que le llevaron al inesperado diagnóstico.

Abraham, además de su presión, tenía problemas con el colesterol, ácido úrico, anemia; problemas con los riñones. Al profundizar más los estudios los galenos descubrieron que los riñones de Abraham estaban trabajando apenas un 10% de su capacidad.

Y es que este joven trabajador tenía dos empleos, por lo que acostumbraba a tomar bebidas energéticas para “aguantar” el trajín del día a día.

Hace dos semanas, Abraham tuvo que empezar a dializarse. Sin lugar a dudas, un golpe demoledor tanto para él como para su familia.

¿Qué le pasó en realidad a Abraham? ¿En verdad las bebidas energéticas son las culpables de este grave problema de salud? El doctor Eduardo Alcantar nos cuenta en detalle lo que le ha ocurrido a este padre de familia, que ahora se debate entre la vida y la muerte...¡MIRA EL VÍDEO AHORA!
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus