Beliefnet

Estaba fascinada por su trabajo y en muy pocas semanas hizo su lugar en la industria, fue fichada por una de las mejores agencias de modelos a nivel mundial: Ellite. Más sin embargo, no se imaginó lo que eso traería consigo.


“La pasarela era una jungla donde los extremos de la delgadez eran exigidos con mano de hierro. Nadie me dijo: ‘¡Adelgaza!’, pero sí me dijeron: ‘En septiembre irás a la Fashion Week, la talla de ropa es la 32-34. Tienes que entrarte'”.




Para Victoire asistir a la Fashion Week era un evento muy importante para avanzar en su carrera, y como lo hubiese hecho cualquier joven; Victoire haría lo que fuese necesario para lograrlo.


“Me maté de hambre para perder 10 kilos en un mes. Mi dieta consistía en 3 manzanas al día y litros de agua con gas para llenar el estómago. Una vez a la semana, me estaba permitido comer pollo o pescado”.



La estricta dieta que siguió la joven modelo le permitió alcanzar los 47kg con una altura de 1.78m. Con esta extrema delgadez desfiló en las pasarelas de Milán, París y New York. Las Firmas más importantes del mundo la adoraban y se convirtió en una de las 20 modelos mejor cotizadas en el mundo.
Inmersa en este mundo, la presión era continua, parecía que entre más delgada estaba, más exitosa se convertía su carrera, así que cayó presa de la anorexia nerviosa.



“La anorexia nerviosa es un círculo infernal: cuanto más adelgazas, más gorda te ves. Por si fuera poco, la presión es muy fuerte. Cuanto más peso perdía, más éxito laboral tenía. Los mejores contratos los tuve cuando era piel y huesos”.



IR A LA PÁGINA 1,  2,  3,  4

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus