Beliefnet

Mira qué pasa cuando envuelves tus dientes con papel de aluminio

Es increíble el ingenio que tuvo este médico, quien consiguió de una manera milagrosa colocarle la cabeza a un bebe que fue decapitado internamente por un accidente automovilístico, ocurrido el pasado mes. 

Luego de tener ocho semanas con su cabeza inmóvil producto de un corsé de cabeza, se espera que este niño de 17 meses, llamado Jackson Taylor pueda recuperarse al 100% y además pueda vivir una vida normal y completamente saludable. 

El 15 de septiembre del mes pasado, fue el día de aquel incidente, que se convirtió en casi la perdida física de este bebé. En el accidente estuvo involucrado su hermana de 9 años y su mamá. Mientras conducía a 110Km/h el vehículo impacto con otro vehículo rompiéndole a Jackson su cuello por el impacto. 

Los rayos X del bebé Jackson dieron a conocer tan escalofriantes resultados; pues su cuello se había separado de su cabeza. Esta herida se conocía como dislocación Atlanto occipital, en pocas palabras, decapitación interna, que significa que el cráneo se dislocó de manera completa de la medula espinal. 

Este daño es poco frecuente y a menudo determinante en la vida de las personas, mas sin embargo, gracias a las innovaciones médicas, se ha mejorado las probabilidades de supervivencia. A Jackson lo atendió el doctor de turno, Geoff Askin, quien dijo no haber visto una herida tan grave como esta en su vida. 

No fue nada fácil recolocar la cabeza de Jackson, ya que la cirugía duró seis horas y el Dr. Askin usó un cable y una parte de la costilla del bebé para volver a unir sus vertebras. Ahora luego de esa larga operación se dieron los resultados esperados y el bebé se encuentra mejorando cada día más. 

El Dr. Askin informó en una entrevista que muy difícilmente otros niños hubieran aguantado sobrevivir a esa herida, por lo que se trata de un milagro.


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus