Beliefnet
Frecuentemente cuando caminamos por las calles de nuestra ciudad podemos encontrar algún hombre sin hogar pidiendo dinero. Esto se ha hecho tan común en las grandes metrópolis, que simplemente nos acostumbramos a verlo y nos parece una situación un tanto normal. Frente a estas circunstancias las personas actúan de diferentes manera, algunos hacen caso omiso al pedido de ayuda, mientras que otros se detienen y colaboran con lo que pueden.

El joven que verás a continuación se llama Colby Persin y decidió poner a prueba la actitud de las personas ante el encuentro de un mendigo en la calle, por medio de un simple experimento social. En primera instancia Colby pedía dinero con un aviso en el cual dejaba bien claro que la ayuda era para comprar drogas y alcohol, lo cual sorpresivamente no ahuyentaba a la gente, por el contrario, muchos colaboraron con el chico.

Lo increíble viene después, cuando el joven cambio el aviso por uno que decía que es padre soltero y necesitaba dinero para su familia, junto a él también había una pequeña niña que era parte del experimento. Para su sorpresa la gente se hacia la desentendida ante la solicitud de ayuda y tenían una actitud totalmente opuesta a la situación anterior, ya que simplemente pasaban, miraban el letrero y nadie se detenía a colaborar. Solo rompió la seguidilla de indiferencia una chica que curiosamente tampoco contaba con un hogar.

De esta manera, se demuestra que quienes tienen menos, son quienes generalmente ayudan más sin importar que esto represente quedarse sin recursos. Así que pon más atención cuando vayas por la calle y tomate un tiempo para colaborar con quien lo necesite. 
 

EXPERIMENTO ESQUIZOFRENIA



¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus