Beliefnet
Si eres hombre y tienes una esposa que ya dio a luz, seguro alguna vez le has dicho que si pudieras soportar los terribles dolores de parto por ella, lo harías sin dudarlo. Pero evidentemente esto no es más que un consuelo que se queda solo en palabras, ya que naturalmente es imposible para los hombres pasar por esta tortuosa situación que deben atravesar las mujeres en estado de gestación.

Sin embargo, Penn Holderness encontró la manera de someterse a estos incomodos dolores generados durante el laborioso trabajo de parto para experimentar de primera mano lo que su esposa y el resto de las mujeres sienten al momento de dar a luz. Penn tuvo esta creativa idea como un gesto para demostrarle todo su aprecio y consideración a la mujer que lo hizo padre. Sin duda, este es un tierno y valiente regalo que muchos hombres no se atreverían a dar a sus cónyuges.

Durante la tormentosa experiencia, al empático hombre se le colocaron una serie de dispositivos en el abdomen que permitían generar cierta tensión en él y, de esta manera, hacerlo sentir fuertes contracciones, tal como las sentiría una mujer en trabajo de parto. El mando del aparato estaba a cargo de un médico, que podía regular la intensidad de los dolores y la frecuencia de los mismos.
Pero para que veas con tus propios ojos lo que sufrió Penn, aquí te dejaremos un video donde se pueden ver sus reacciones. Seguro muchas mujeres disfrutaran bastante viendo el martirio al cual se sometió el creativo hombre.




OTROS ESTÁN LEYENDO:

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus