Beliefnet

Elimina La Placa Dental Con Estos 3 Remedios Caseros


Hace algunos años en las olimpiadas para personas con capacidades diferentes de Seattle, también llamadas “Olimpiadas especiales”, nueve participantes se alinearon para la salida de la carrera de los cien metros planos. A la señal, todos partieron deseosos de dar lo mejor de sí, terminar la carrera y ganar el premio. Todos, excepto un muchacho, que tropezó en el piso, cayó y rodando comenzó a llorar. Los otros ocho escucharon el llanto, disminuyeron el paso y miraron hacia atrás. Vieron al muchacho en el suelo, se detuvieron y regresaron: TODOS. 

Una de las muchachas, con Síndrome de Down, se arrodilló, le dio un beso y le dijo: “Listo, ahora vas a ganar”. Y todos, los nueve competidores entrelazaron los brazos y caminaron juntos hasta la línea de llegada. El estadio entero se puso de pie y en ese momento no había un solo par de ojos secos. Los aplausos duraron largos minutos, las personas que estaban allí aquél día, repiten y repiten esa historia hasta hoy. Porque en el fondo, todos sabemos que lo que importa en esta vida, más que ganar, es ayudar a los demás para vencer, aunque ello signifique disminuir el paso y cambiar el rumbo. Porque el verdadero sentido de esta vida no es que cada uno de nosotros gane en forma individual sino que: TODOS JUNTOS GANEMOS.


Más historias conmovedoras:

 

-El indígena repugnante

-El campesino y sus viejos zapatos

-El mejor amigo

-El rabioso y los clavitos

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus