Beliefnet

¿Es Posible Dar Clases A Un Alumno Después De Muerto? Este profesor lo hizo, descubre cómo


Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y discutieron. Uno acabó dando al otro una bofetada. El ofendido se agachó y escribió con sus dedos en la arena: “Hoy mi mejor amigo me ha dado una fuerte bofetada en la cara”. 
Continuaron el trayecto y llegaron a un oasis, donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado y herido empezó a ahogarse. El otro se lanzó a salvarlo. Al recuperarse del posible ahogamiento, tomó un estilete y empezó a grabar unas palabras en una enorme piedra. Al acabar, se podía leer: “Hoy mi mejor amigo me ha salvado la vida”. 
Intrigado su amigo, le preguntó: 
¿Por qué cuando te hice daño escribiste en la arena y ahora escribes en una roca? 
Sonriente, el otro respondió: 
Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir la ofensa en la arena, donde el viento del olvido y del perdón se encargará de borrarla y olvidarla. En cambio, cuando un gran amigo nos ayuda o nos ocurre algo grandioso, es preciso grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento de ninguna parte del mundo podrá borrarlo.


Más historias conmovedoras:

 

-El indígena repugnante

-El campesino y sus viejos zapatos

-El mejor amigo

-El rabioso y los clavitos

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus