Beliefnet


Un día un niño con una gran sonrisa le dijo a un señor:

― Señor, quiero comprarle uno de sus cachorritos.

El granjero le respondió:

― Estos cachorritos son de raza, y cuestan mucho dinero- le dijo el granjero.

― He conseguido treinta y nueve centavos, ¿es esto suficiente?, le dijo el niño preocupado de que el dinero no le alcanzara para comprar su perrito.

― Seguro, le dijo el granjero, comenzando a silbar y a gritar: ―"Dolly, ven aquí". Dolly salió corriendo de su casita y bajó la rampa seguida de cuatro pequeñas bolas de piel.

Los ojos del niño danzaban de alegría. Entonces de la casita salió, a hurtadillas, otra pequeña bola, ésta era notablemente más pequeña. Se deslizó por la rampa y comenzó a renguear en un infructuoso intento por alcanzar al resto. El niño apretó su carita contra la cerca y gritó con fuerzas:

― ¡Yo quiero a ése!, señalando al más pequeño. Pero el granjero le dijo: ―"Hijo, tú no quieres a este cachorrito. Él nunca podrá correr y jugar contigo de la forma en que tú quisieras”. Al oír eso, el niño bajó la mano y lentamente se subió el pantalón en una de sus piernas. Le mostró una prótesis de doble abrazadero de acero a ambos lados de su pierna, que iba hasta un zapato especial. Mirando al granjero, le dijo: ― “Como usted verá, señor, yo tampoco corro tan bien que digamos, y él necesitará a alguien que lo comprenda”.


Más historias conmovedoras:

 

-El indígena repugnante

-El campesino y sus viejos zapatos

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus