Beliefnet

Beyoncé, ¿usted cree en Dios? MIRA LA RESPUESTA DE ESTA DIVA (VIDEO)

En varias ocasiones hemos publicado historias conmovedoras de animales que ayudan de manera formidable al ser humano. La historia que te contaremos hoy es muy conmovedora, y nos enseña acerca del invaluable valor que tienen los animales.
Joey es autista y según cuenta su madre, Amanda Granados, su hijo pasó varios años de su vida luchando con las cosas normales y cotidianas del día a día. 
El autismo es un trastorno mental que, independientemente del grado que desarrolle la persona, aún tiene rasgos de autismo. Joey no podía soportar estar cerca de otras personas, ni podía tolerar el contacto físico con su madre; cuando su madre intentaba abrazarlo, él la rechazaba. 
Pasaron los años y Joey se convirtió en un adolescente, pero aún su madre albergaba la esperanza de que su hijo pudiera darle una muestra de cariño. Entonces, el milagro ocurrió: Joey recibió un regalo que cambiaría su vida. Conoció a su mejor amiga, Roxy, una amiga peluda de 4 patas y con una increíble disposición para jugar con su nuevo amigo.


Joey estaba tan feliz por este regalo que de forma espontánea abrazó y besó en la mejilla a su mamá. Ella confesó: "Él no podía sostener mi mano durante todos estos años, pero ella le enseño a entregar y mostrar afecto".
Joey llevaba algún tiempo pidiéndole a su madre un perro y cuando ambos buscaban en las redes sociales, descubrieron a Best Friends Pet Adoption & Spay/Neuter Center, el cual es un refugio para los animales. El refugio estaba por crear un evento de adopción masiva y fue cuando Amanda y Joey invirtieron $10 dólares para llevarse a Roxy. Denise Landaverd, una de las especialistas en adopción, dijo: "Apenas se conocieron, Roxy y Joey, ignoraron por completó a todos los demás. Ambos estaban encantados de conocerse".
Ahora en la edad de 14 años, joey incluso puede comunicarse con otros, y al comentar acerca de su experiencia explicó: "yo no tenía muchos amigos cuando era pequeño, pero cuando llegó Roxy, pude hacer varios amigos desde entonces. Ahora puedo hacer todo lo que antes no podía", dijo refiriéndose al cariño que ahora le muestra a su madre.



Los resultados alentadores del estudio 

La investigación sobre los efectos que tienen los animales de compañía en los niños con autismo es limitada, pero alentadora.En 2014 un estudio reveló que los perros pueden ayudar a los niños autistas a comunicarse, así como también los ayudan a aprender responsabilidades. Y un estudio de 2013 mostró los niños con autismo eran más propensos a hablar, reír, hacer contacto visual y mostrar otros comportamientos sociales positivos en la presencia de los conejillos de indias que en la presencia de juguetes.

Aún así, los perros no son una panacea, advirtió el Dr. Rolanda Maxim, director de pediatría del desarrollo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Saint Louis. Maxim comenzó una clínica de terapia con perros para ayudar a los niños con autismo, y que ha visto maravillosos resultados en los, con algunas salvedades.Por ejemplo, 
"No va a funcionar si el niño es muy agresivo para los animales, no le gustan los perros o tiene miedo o es alérgico a los perros", señaló Maxim. "Conexiones especiales pueden ocurrir, pero el niño necesita tener la oportunidad de conocer y elegir el perro, y el perro también tiene que gustar el niño".
Eso es precisamente lo que ocurrió entre Joey y Roxy - y la madre de Joey tiene una teoría acerca de por qué.
"Los niños con autismo se miran de manera diferente y mal entendida, eso mismo pasa con los pit bulls", dijo Granados. "¡Creo que es por eso que se han unido!"
Joey dijo que está agradecido de tener Roxy en su vida: "Es increíble tener un amigo como este". 
Sin duda, una hermosa historia. Esperamos que puedan estar juntos por muchos, muchos años...

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus