Beliefnet

Los retoños crecen con una ligereza asombrosa. En estos momentos se les cambia de envoltura y parecieran algunos pocos años cuando ya los estas despidiendo para que se vayan a la facultad. Todos los progenitores a nivel mundial pueden comentar eso: aprovecharlos cuando sean chicos porque ya grandes, llegan a la etapa de querer ser independientes y nadie que los pare.




Esa es la norma del ser viviente, todos cuando crecemos nos alejamos en cierta forma, de nuestros progenitores. De igual forma el vínculo con nuestros padres son parecidos en la mayoría de las familias. De chiquitos todo el tiempo con nuestros progenitores, por causas ya conocidas. Cuando entramos a la etapa de la pubertad, comenzamos a engranar como personas, tenemos nuestra afinidad, casi siempre no volvemos insurrectos, y dedicamos gran parte de nuestro tiempo localizando nuestro lugar en la tierra. Ese es el tiempo en que más jaquecas les damos a nuestros padres.



Un joven, con la adrenalina acelerada y creyéndose el sabio, es la mayor jaqueca para unos progenitores. En esa etapa de pubertad se encuentra en estudio la serenidad de nuestros padres. En esta ocasión, Ann Pinto McCarney, madre de 46 años, en vez de perder los estribos al ver que su hijo Liam McCarney, de 18 años, y quien ya estaba en la universidad, ni la llamaba ni le enviaba un mesaje de texto. Así que decidió grabarle un vídeo en donde le reclamaba de una manera muy divertida si era que acaso él aún se acordaba de quien era ella. El vídeo ya cuenta con más de tres millones de vistas y se ha vuelto viral, no te lo pierdas y ¡no olvides compartirlo! 





CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE. IR A LA PÁGINA 1,  2,


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus