Beliefnet

Reduce La Grasa Abdominal Tomando Esta Bebida A Diario ¡Si Funciona!

“Logré mi sueño y hoy tengo dos hermosas hijas”


Andrea era joven y llevaba varios años de casada cuando sintió que su vida reunía todos los requisitos para tener un hijo. Casi un año después, cuando no quedaba embarazada, se dio cuenta que algo andaba mal. Ahí comenzó su lucha:

“Tenía 27 años y estaba ansiosa de tener un hijo. Pero ocho meses después, no quedaba embarazada. Decidí no esperar más y pedir ayuda porque había un caso de infertilidad en mi familia y temía que fuera algo genético.

Luego de algunos estudios, que podrían considerarse nada complicados, el médico me señaló que tenía una de las trompas de Falopio obstruidas. Pero a esto había que sumarle que Daniel también tenía un problema: sus espermatozoides no tenían la movilidad suficiente. Juntos, nuestra infertilidad se potenciaba, y el panorama no parecía demasiado bueno.

Pero no perdimos las esperanzas, aunque no fue fácil encontrar la solución a nuestro problema. Felizmente, al tercer tratamiento que realizamos, recibí la noticia tan esperada: ¡estaba embarazada! ¡Y de gemelos! Pero a las veinte semanas, lo peor ocurrió: comencé a sentir contracciones y pronto estaba en el hospital llorando por haber perdido a mis bebés, a quienes ya les habíamos elegido nombres.

El dolor emocional y el sentimiento de vacío fue duro de sobrellevar, especialmente para mí. Pensé que nunca me recuperaría. Sin embargo, nuestros familiares y amigos estuvieron siempre presentes en todo momento, especialmente en ese tan doloroso. Fue gracias a su apoyo y al intenso deseo de ser padres que no bajamos los brazos y, luego de un tiempo prudencial para recuperarme física y emocionalmente, lo volvimos a intentar. Me embaracé nuevamente, pero tan solo quince días después de conocer la noticia, volví a sufrir un aborto espontáneo. ¡La alegría me duró muy poco!

Fue entonces que decidimos acudir a una clínica, esperanzados de que podrían darnos otras opciones. Los costos no fueron fáciles de asumir, porque muchos de los medicamentos, consultas y exámenes incluidos en el tratamiento no estaban cubiertos por el seguro de salud. No teníamos grandes ahorros, pues ya habíamos tenido muchos gastos. Pero nuestra familia nos brindó su apoyo, especialmente los padres de Daniel, que tenían los recursos y anhelaban tener nietos.

Felizmente, después del primer tratamiento tuvimos resultados positivos: ¡quedé embarazada! Trascurrí los primeros meses del embarazo llena de temores, pero llegué a las treinta y cuatro semanas de gestación y nacieron Priscila y Pierina, que hoy tienen cinco años. Eran pequeñitas, pero se recuperaron bien y lograron desarrollarse saludablemente. Hoy Daniel y yo estamos felices con nuestras gemelas. Logré mi sueño y hoy tengo dos hermosas hijas.

Mirando al pasado y frente a tantas piedras que hubo en el camino, sigo pensando que hubiera hecho de todo para persistir. Pero siempre le digo a las mujeres que atraviesan la misma situación que yo que busquen los tratamientos menos dolorosos y que muestren altas probabilidades de resultados positivos, de acuerdo a sus circunstancias.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus