Beliefnet

La madre murió dando a luz a su hija, pero Dios tenía otros planes

Más de la mitad de los tumores cancerígenos más comunes pueden evitarse, entre  ellos el cáncer cervical, según un reciente estudio publicado en la revista Science Translational Medicine. Seguramente si eres de las mujeres preocupadas por este cáncer, esta noticia te traerá alivio. ¡Es posible prevenir el cáncer cervical!

Felizmente, la ciencia ya ha logrado poner en práctica las medidas de prevención que pueden reducir la incidencia del cáncer. Ahora ya sabemos que el estilo de vida y hábitos como el tabaquismo, la dieta y el ejercicio juegan un papel relevante en el desarrollo de varios tipos de cáncer. Por ejemplo, fumar causa más de un tercio de todos los casos de cáncer y la obesidad causa el veinte por ciento. Claro que muchas mujeres y tú tal vez seas una de ellas, saben que fumar es perjudicial para la salud.

Sin embargo, los obstáculos para que las mujeres cambien esto son varios. El principal es el escepticismo de que el cáncer se puede prevenir. Aunque sabemos que fumar es la única causa del setenta y cinco por ciento de los tipos de cánceres de pulmón, es difícil hacer a un fumador dejar de fumar. La dificultad en creer en esto es que las medidas de prevención, aunque se aplique inmediatamente, toman un tiempo para mostrarlo. Si suprimes el cigarrillo hoy, puedes reducir el tumor que mata a los hombres en un setenta y cinco por ciento, pero este índice se alcanzará en veinte años.

Obstáculos que impiden prevenir el cáncer cervical

 

Otro obstáculo es que la acción preventiva se dirige sobre todo a los adultos y no a los jóvenes. Cuando ocurre lo contrario, el efecto es mucho más eficaz. Este es el caso de la vacunación contra el Virus del Papiloma Humano, que causa el cáncer cervical.

Si la vacunación se realiza en las niñas antes del inicio de la actividad sexual, es mucho mejor y, por lo tanto, más apropiado. Pero son pocos los padres que llevan a las adolescentes a vacunarse.

Otro gran obstáculo es que la mayoría de los fondos, que deberían destinarse a la investigación, son abocados a la búsqueda de tratamiento y no en la prevención del cáncer. Los programas de prevención que pueden salvan miles de mujeres están apenas en las noticias en los medios de comunicación, incluso en la prensa especializada.

En la década de 1990 se esperaba que los humanos de la actualidad tuvieran una esperanza de vida de más de 120 años. Pero eso no sucedió, sobre todo porque no cambiamos los hábitos para cuidar nuestra salud. Las adicciones, la inactividad física y el abuso de las calorías en la dieta serán por mucho tiempo nuestros mayores torturadores, llevándonos a sufrir enfermedades que podrían prevenirse.

Es posible prevenir el cáncer cervical, así como otras enfermedades, mediante medidas preventivas que se basan en cambios en los hábitos, que se deben implementar con valentía. Por eso, haz lo sumo posible por llevar una vida sana, lo cual no es nada difícil si tomas en cuenta que tu salud está en juego.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:


 
   
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus