Estas Estatuas De Acero Ocultan Una Trágica Historia De Amor. Averigua Por Qué

Takahiro Shiraishi es sospechoso de atraer a sus víctimas a través de las redes sociales  
  
Tokio - La espeluznante decapitación de nueve jóvenes atraídos por un presunto asesino en serie después de twittear pensamientos suicidas ha suscitado un debate sobre el uso de los medios sociales en Japón, que tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo.  

El sospechoso, Takahiro Shiraishi, apodado el "asesino de Twitter", según los informes, atrajo a sus víctimas -entre 15 y 26 años- rastreando las redes sociales, y el horripilante descubrimiento ha impulsado al Gobierno a considerar el endurecimiento de las normas de Internet para restringir mensajes suicidas.  
Pero algunos expertos dicen que las redes sociales proporcionan un medio importante de liberación emocional en un país que lidia con fuertes tabúes culturales en torno al suicidio y la depresión y advierten contra cualquier represión. 

La policía capturó a Shiraishi mientras investigaba la desaparición de una mujer de 23 años que, según informes, había twitteado que quería quitarse la vida. 
 "Busco a alguien que muera conmigo", escribió con el hashtag "reclutamiento suicida". 

 Al igual que sus otras víctimas, Shiraishi, según los informes, usó los medios sociales para atraerla, diciéndole que podía ayudarla a suicidarse o incluso a morir junto a ella. 
 Pero Twitter también demostró ser su perdición, ya que la policía convenció a una joven para que se comunique con él a través de los medios sociales para organizar una reunión, permitiendo a los investigadores atraparlo. 

-Sana tus huesos y articulaciones con ESTE REMEDIO CASERO
-Joven madre muere al procurar salvar a su hijo de seis años

 Cuatro días después de que los cuerpos fueron encontrados en el apartamento de Shiraishi en un suburbio de Tokio el mes pasado, Twitter reveló nuevas reglas que afirman que los usuarios "no pueden promover o fomentar el suicidio o el autolesionarse", pero no llegó a prohibir los tweets expresando el deseo de suicidarse. 
 Por su parte, el gobierno está considerando el endurecimiento de las normas sobre los sitios web "inadecuados" sobre el suicidio, dijo la semana pasada el secretario del gabinete, Yoshihide Suga, en una reunión con los ministros. 

 Suga agregó que el gobierno también debe impulsar el apoyo a los jóvenes que publican mensajes desesperados en línea, pero no ofrecen más detalles. 
Japón tiene la tasa de suicidio más alta de cualquier nación industrializada del Grupo de los Siete (G7), con más de 20,000 personas que se quitan la vida cada año. 
Mientras que la tasa general de suicidios ha estado cayendo desde su pico de 2003, ha seguido aumentando entre los adultos jóvenes y los escolares, los usuarios más probables de las redes sociales. 
  
Unos 500 japoneses menores de 20 años de edad se suicidan cada año y una encuesta de la Fundación Nippon el año pasado demostró que una de cada cuatro personas había considerado seriamente el suicidio. 
  
En algunos casos, las víctimas han cometido suicidio masivo después de reunirse en los llamados "sitios web suicidas", un fenómeno que ha impulsado al Gobierno a reprimir a las personas que utilizan Internet para publicar sus deseos de muerte. 
  
El tema primero golpeó los titulares en 2005, con 91 personas en total cometiendo "suicidio grupal" después de ponerse en contacto entre sí en línea. 
  
En respuesta, la Policía y el Ministerio de Comunicación pidieron a los proveedores de servicios de Internet que se comunicaran con ellos si los individuos publicaban pensamientos suicidas en línea e incluían detalles de cuándo y dónde planeaban suicidarse. 
  
Un año después, la policía comenzó a exigirles a los proveedores de Internet que eliminaran los sitios web que fomentan el suicidio o reclutan personas que quieren cometer suicidio masivo. Pero sus esfuerzos han sido en vano.   

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus