Beliefnet

Guardar Los Huevos En La Nevera Es Un Gran Error Y Mira Porqué

Mientras que las dietas ayudan a rebajar, los ejercicios ayudan a tonificar todo lo que rebajaste, esas piezas del cuerpo que ya no están. Pero si la dieta no es tu fuerte, y lo que quieres es estar saludable, entonces esta rutina es perfecta para ti.
 

Porque puedes hacerlas a diario sin esforzarte al máximo, y ejecutándolas en las mañanas, haces que tu día laboral o de estudio, sea aún mejor.

Por eso, atiende perfectamente a cada una, para que no te pierdas paso a paso para qué sirven algunas y cómo puedes hacerlas todas.

Recuerda que el ejercicio, sirven de igual forma no solo a mantener tu cuerpo saludable, sino que tu cerebro, también se limpia de impurezas, al igual que la sangre.

Para comenzar, olvídate de decir: Mañana lo hago. Esto debes hacerlo en el ahora más posible que tengas dentro de tu fuerza de voluntad. Comenzar nunca es fácil, pero verás que luego de varias rutinas realizadas, tu cuerpo se adaptará fácilmente.

Ubica un aislante o una colchoneta fina, y comienza ¡Ahora!

1.- Aquí utilizas los brazos apoyados sobre la colchoneta. Debes aplicar el peso de tu anatomía sobre ellos y subir y bajar con movimientos nada extensos. Recuerda no hacer sobreesfuerzo sobre todo, al comienzo de las rutinas. Utilízalo más como calentamiento, luego haces series de 15 movimientos por 4 repeticiones.

2.- Usa todos los brazos, estirándolos hacia arriba de forma completa, con la idea de llevar todo tu pes al más alto nivel de la espalda. Con esto, no solo ejercitas los brazos, también la espalda y el pecho. Cuando las primeras repeticiones puedas lograrlas, intenta descender lentamente para darle mayor tonificación a los brazos y el pecho. Has 20 movimientos de 3 repeticiones.

3.- Ponte de rodillas y apoya las palmas de las manos en el aislante. Luego una pierna la mantienes pagada a la colchoneta, mientras que otra la llevas hacia atrás. Con esto estás ejercitando los glúteos y los muslos. Intenta hacer los movimientos lentos para darle mayor tonificación. Repite la misma cantidad de movimientos para cada pierna. Has 20 movimientos por 4 repeticiones.

4.- Ponte de cuclillas y con la espalda recta. Si no sabes dónde ubicar las manos, llévalas al frente. Y procede a subir y bajar, al modo de sentadilla. Pero intenta no subir completamente el cuerpo y no bajarlo hasta el suelo. Con esto, están dándole potencia y tonificación a las pantorrillas, piernas mulos, glúteos y espalda.

5.- Colócate boca arriba, acostada(o) completamente. Luego, junta las rodillas y las llevas al pecho. Esto, repítelo varias veces de esta forma. Luego, separa las piernas. Mientras una está acostada sobre la colchoneta, la otra la doblas al pecho, y luego viceversa. Has movimientos por cada estilo, de 20 y 4 repeticiones.

6.- Pies sobre el suelo. Inclinas luego el cuerpo hacia abajo hasta tocar con las palmas, el aislante. Separa las palmas lo que más puedas de los pies, hasta crear un triángulo. De esa forma, levanta una pierna hacia atrás, luego la otra. Y así sucesivamente. Con este movimiento están tonificando el cuerpo entero, lo estiras y reafirmas los glúteos y cintura. Al igual que los brazos. Por ello, requiere hacer primero los ejercicios anteriores para lograrlo sin mayor dolor.

7.- Sin necesitar el aislante, este es el ejercicio final. Necesitarás tener fuerza y resistencia para hacerlo. Porque, debes colocarte en una especie de cuclillas. Nada tan debajo ni demasiado estirado. Mantén la espalda recta, pon las manos en la cintura y gira el cuerpo de la cintura para arriba hacia derecha y luego, izquierda. Si puedes, con un balón, unes las manos y giras el cuerpo a ambos lados, mientras sigues en cuclillas. Has movimientos de 20 con 4 repeticiones. Nada de movimientos bruscos o rápidos, para evitar el dolor de cadera.







¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus