Beliefnet

CONTINUACIÓN

LEER NOTA DESDE EL INICIO, CLIC AQUÍ

 

(...) Luego, a la tercera noche de estar bajo estricta vigilancia médica, Mary Jo se puso muy enferma. Ella recuerda que estaban todos de repente corriendo a su alrededor; insertándole cosas y colocando monitores. Llamaron  a su marido y el estaba allí. 

"Miré hacia arriba y vi una luz que no era normal, era un poco diferente, era luminiscente y crecía. Seguí mirándola como, ¿qué es eso? ""Entré en este túnel y luego a una habitación que era simplemente hermosa. Dios me abrazó, me llamó por mi nombre, y él me dijo: 'Mary Jo, no puedes quedarte’. Y yo quería quedarme. Protesté, le dije: '¿No me puedo quedar? ¿Por qué no? 'Y yo empecé a hablar de todas las razones [por la que debería permitirme quedarme]: yo era una buena esposa, que era una buena madre, hice  24 horas de cuidados a pacientes con cáncer. 

"Y él dijo: 'Déjame preguntarte una cosa, ¿alguna vez has amado a otro de la forma en que has sido amada aquí?' Y yo dije: 'No, es imposible. Yo soy un ser humano. "Y entonces él me abrazó y dijo: ´Puedes hacerlo mejor´". 

Es una historia en la que parece mostrar a Dios como el presidente de una empresa.  En la historia de Mary Jo, Dios no parece ser un jefe débil o inseguro. No importa cuánto Mary Jo protesta, Él no cambia su opinión y la envía de vuelta. Él hace Su voluntad y eso es todo. Es casi como una revisión del desempeño de un empleado: "Bueno, Señor, he producido 1.000 piezas por día durante los dos últimos años, merezco unas vacaciones". "Lo siento, señora Rapini. Usted puede hacerlo mejor”.  Más tarde Rapini reflexiona  sobre esta experiencia y dice: 

"Dios me sostuvo... No recuerdo si todo mi cuerpo estaba entre sus brazos o qué... no pude reconocerlo. Yo sabía que era Dios, porque él es un ser omnipotente. No como una persona... No he visto a Dios, pero lo sentía a través de mi piel. Él habló a través de todos mis sentidos. Me llamó por mi nombre y me dijo que no me podía quedar. Yo protesté, le dije de todos mis servicios en la tierra (trabajando 24/7, no recibía mucho dinero por mi trabajo, una buena esposa, una buena madre). No quería dejar ese lugar. Entonces Dios me pidió... Él dijo: 'déjame hacerte una pregunta. ¿Alguna vez has amado a otra persona de la manera que ha sido amado aquí'.  El amor que había recibido en ese momento era tan abrumador... Nunca había sentido nada igual, así que le respondí a Dios con sinceridad. Le dije: ‘No... es imposible ... Yo sólo soy un ser humano, tú eres Dios. "Él me dio la ilusión de una dulce sonrisa protectora. Entonces él me dijo, 'Mary, se puede hacer mejor.

HAZ CLIC SOBRE EL VIDEO PARA VERLO

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus