Beliefnet

Remedio para la tiroides ¡ADIÓS PASTILLAS! (página 2)

armas en la casa



¿Debo tener una pistola en mi casa?

 

Buena pregunta. Obviamente la respuesta depende de muchos otros detalles importantes.

¿Hay niños en tu hogar?

El mayor temor de una persona responsable no es el que alguien entre a robar a la casa o negocio y no tener un arma con que defenderse, sino el que un menor de edad tomase el arma y se hiriese asimismo o por accidente se quite la vida o se la quita a alguien más.

Conozco casos que me hacen llorar cuando los escribo y he visto niños que sin saber realmente lo que hacían, o sin medir las consecuencias de sus acciones, dispararon a un hermanito, a un vecino o incluso a sus propios padres. Y no necesariamente era un arma de fuego la que usaron para ocasionar el accidente. Recuerdo otro caso donde el pequeño uso un rifle de aire. En México les llaman “de postas” no son armas de fuego, pero pueden ser igual de letales.

Ese es el temor de una persona responsable que decide usar un arma en su hogar. Sigue leyendo las respuestas a las otras preguntas.


¿Hay personas con algún tipo de necesidad o discapacidad mental en tu casa?


Una persona con discapacidad tiende a ser más inocente que un adulto normal. Tal vez sus capacidades motrices no le permiten controlar sus movimientos, o saber el alcance de sus decisiones si llegase a tener un arma en sus manos. Por eso esta pregunta es importante.


¿Vive contigo alguien (o aun tú mismo) que tenga tendencia a la depresión o sufra de depresiones de manera crónica?


Tan importante como la primera pregunta, cuando una persona sufre depresiones graves, el tener un arma de fuego guardada puede dar pie a facilitarle la herramienta para herirse a sí mismo o a otros. Esto también aplica cuando tú sabes que en el hogar hay alguien que no tiene control de sus emociones y puede reaccionar de manera altamente explosiva en alguna situación.

Aquí te doy un ejemplo: 


Cerca de mi ciudad en un pequeño pueblo, un jovencito de 13 años tenía problemas continuos con su padrastro, su madre y un hermanastro un poco mayor que él. 

Parecía como si su misma madre lo había hecho a un lado, al casarse con ese hombre y recibir en su hogar a otro hijo, quien ahora tenía el primer lugar en la familia y continuamente recibía halagos por su desempeño escolar. 

Un día, el jovencito harto de la situación y después de un pleito verbal con su padrastro, tomó un rifle que guardaban en casa, al alcance de todos, ya que vivían en área rural y tener armas en esta región es común,  se dirigió hacia donde su madre dormía, y ahí mismo la asesino de un balazo en la cabeza.

No hay excusas para el crimen, pero alguien en el hogar debió haber previsto una situación así. Por eso a la pregunta de, si hay alguien en tu hogar que padece depresión, o altos y bajos emocionales, también tienes que preguntarte si actualmente existe tensión emocional entre los miembros de tu familia o si alguno de ustedes está atravesando por muchos problemas.

Claro que debemos orar, debemos educar a los niños y jóvenes que quitarse la vida o quitársela a otros es la peor salida que existe. Existen miles de testimonios de personas que triunfaron de manera gigantesca poco después de haber decidido no cometer suicidio, o algún crimen y estas historias las debemos de platicar con los hijos y miembros de la familia cuando tengan la edad suficiente y cuando llegue el momento, pero, aun así, si hay un arma en el hogar, hay un riesgo latente de que sea usada de alguna manera y el resultado puede ser trágico.


¿Recibes en tu hogar la visita de niños continuamente?


La razón de la pregunta es evidente. Un día visitábamos la casa de unas personas donde uno de los adultos fue miembro del ejército y la policía federal y personas así, a veces guardan armas en algún lugar. Jamás imaginamos que un niño que venía con nosotros saldría corriendo muy alegre con una pistola, cargada, en su mano, gritando a todos que había encontrado un arma, como si fuera una gran hazaña. El incidente no paso a mayores, pero nos pegó tremendo susto. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus